31/12/16

Pasaje con un microempresario salvadoreño

Yohalmo
Pasaje con un microempresario salvadoreño

Ayer estuve en el restaurante de un viejo amigo, un camarada de mil batallas, un amigocho de infancia a quien le tengo mucho respeto y cariño; Yohalmo.

A pesar que él es una persona de ideología de derecha, autodefiniéndose como nacionalista, patriota y conservador, y yo un individuo de izquierda, socialista y para muchos tildado de “comunista”, llegamos al final de la noche a la sencilla conclusión, que: La conciencia social no tiene ideología, tanto el humanismo como el despotismo no reconocen tendencia o pensamiento político alguno.


Mientras comía un coctel de camarones pequeños con salsa rosada y aderezos a base de cebolla, cilantro y vinagreta, me hablaba Yohalmo de los males y plagas que el país ha soportado por los embates del comunismo y de la mala administración del FMLN. Le hice irónico el comentario que necesitábamos a los salvadores del partido de derecha de nuevo en el poder para enrumbar la economía nacional, entonces inconsciente volteo a ver a otro lado y evasivo se paró yéndose por otra ronda más.

Me di cuenta que estábamos inmersos en unas de esas pláticas trasnochadas donde no hay principio ni final, como a muchas personas nos suele pasar. Cuando él regresó con un par de vasos llenos de un liquido burbujeante y espumoso decidí mejor hablar de otro tema, pero de vuelta en vuelta la parla le llevó a contarme que estaba pendiente y preocupado por el colegio de la hija de la chef pues aun no había juntado el dinero suficiente para los útiles escolares ni la matricula de la niña de 7 años.

También durante el resto de la noche me habló de los problemas que el vigilante tiene para llegar a su casa, pues las pandillas a ciertas horas ya no le permiten ingresar al cantón donde vive cerca del casco urbano del municipio de Panchimalco. Así de esa forma me dijo que el hermano del mesero se había ido hace pocas semanas en forma ilegal a Estados Unidos y que aun no tenía noticias de él, lo cual le generaba ansiedad y estrés a su empleado por eso comprendía el estado anímico retraído del tendero.

Como pequeño empresario me confesó las aflicciones que tiene que sobrellevar mes a mes para pagar a tiempo los sueldos que son arriba del salario mínimo, por su puesto. Me manifestó que aun en carencias siempre cancela la planilla del seguro social, pues la salud de ellos y su círculo familiar es sagrada. Y en confianza con sigilo y en voz baja me narró cómo trata con las eminentes extorciones de las pandillas, quienes así como hacienda y la alcaldía también lo “sangran”.

A su vez me dijo que a sus empleados les da alimentación mientras permanecen en sus horas laborales ya sea almuerzo o cena sin cobrárselos, y además permite que lleven algún aperitivo a sus conyugues siempre y cuando se pueda. Pero sobre todo me quedó claro que Yohalmo escucha el lado humano de su personal, diciéndome en el calor de la noche tropical de San Salvador mientras se escuchaban los juegos pirotécnicos a pocas cuadras de donde estábamos por las celebraciones del fin de año:

––Mirá Cheje –pues así me dicen mis amigos en confianza– si vos no escuchas a tu gente… ¿cómo esperas que ellos te respondan a la hora del laburo? –continuando después de una corta pausa– una persona mal querida o mal tratada no va a rendir ni ser honesta en su trabajo… lógica elemental.

––Deberías ser revolucionario en vez de ser conservador así como me decís que sos –le repliqué en tono de broma. ––No jodás –me dijo en forma estrepitosa mientras se levantaba rápido de la mesa para asegurarse que atendieran en forma apropiada a una pareja de enamorados que estaban cerca y que pedían servicio mientras comían afanosos un plato especial de costillas de tunco bien refritas acompañadas de aguacate y chirmol.


 Al final mi estimado amigo se aseguró que todos sus clientes se fueran satisfechos y antes de cerrar su negocio dejó arregladas las condiciones para que el vigilante durmiera seguro en el mismo local, así no correría riesgo por la condición de delincuencia que sufre la zona de Panchimalco. Luego le dio los dólares necesarios a la chef para que pagara un taxi y la llevaran a ella y su hija, pues le permite llevarla al trabajo para que no gaste en niñera, por último habló de cerca con el mesero para darle animo porque sabe la preocupación que siente por su hermano menor que viaja en diáspora.

Mientras veía todo esto reflexionaba diciéndome a mí mismo: ––Ojala el vicepresidente Oscar Ortíz creyese en el recurso humano como principal valor que mueve toda empresa o corporación, pero triste me doy cuenta que no es así, quedándome claro hace un tiempo que una persona de izquierda no es sinonimo a ser alguien de conciencia social. En una frase muy escueta pero significativa dejó mucho que pensar al declarar a los medios de comunicación el vice-mandatario, ante las protestas de cientos de policías por mejoras laborales: ––Si no les gusta su trabajo…  que renuncien.

Me despedí de Yohalmo y le dije que sentía orgullo de ser su amigo, aun cuando las ideas y la política nos antagonizaran.


Izquierda y derecha, sus orígenes





http://maxherrador.com/


http://maxherrador.com/estructura-narrativa-ajillo/

4/11/16

La política, el amor y los pedos

La caricatura es un género periodístico “serio”, el secreto es causar gracia a base de ironías, a veces a través del humor se develan verdades insólitas. Lo que pocos saben es que la caricatura así como es gráfica también es lingüística, es entonces un gusto compartirles un ejemplo de ello.

La política, el amor y los pedos

Leyendo un artículo “serio” en una revista médica me doy cuenta que las parejas durante mas se aman mayor es la tolerancia que tienen entre sí para soportarse los pedos.

Imagínense pues… cuantos gases provenientes de los intestinos nos ha aguantado nuestra pareja, en especial los pobres que comemos en desayuno, almuerzo y cena “frijolitos”. Si es una pareja de recién enamorados lo que toca es jalar el gas para dentro, o bien, si es uno de esos amores furtivos donde no queremos revelar esos detalles lo más normal es apretar el glúteo y suspirar un poco para evitar el bochorno.

Si la pareja tiene una mediana relación, lo que suele suceder es que cuando se revienta un ventoso se sonríe y luego en una forma semi descarada se solicitan las respectivas disculpas. Pero cuando el amor es eterno e indisoluble lo único que queda es respirar hondo y agasajarse en una mueca liviana.

Algo así es la política y la relaciones entre candidatos, partidos y electores. ¿Cuántos pedos estamos dispuestos aguantar a los líderes de nuestra simpatía? ¿Hasta dónde llega la tolerancia del olfato para soportar lo apestoso de las maniobras demagogas de los diputados, alcaldesas, presidentes, ministras, magistrados, etcétera, etcétera, etcétera…?

La respuesta depende de dónde nos ubiquen los estadistas, o quienes midan el márquetin político; por ejemplo, si somos un voto lejano al “alcalde” hasta el rechinar de sus zapatos o el color de sus calcetines nos parecerán mal olientes e inapropiados.
                                         
Si somos indiferentes al partido o al personaje, solo que sea sonoro el asunto le prestaremos atención, pero si nos clasifican como simpatizantes entonces nos sentiremos sobrecogidos y traicionados si el obraje de gas es muy... pero muy apestoso; sin embargo, si somos lo que se llama “voto duro”, estaremos fieles y dispuestos a respirar el pedo del político aun cuando en la intimidad la sábana se infle como bomba atómica; más aun, sé de casos de quienes dejan el ruedo de la frazada entre su nariz y los ojos para disfrutar semejante cosa.



Entonces... ubíquese cada quien con su pareja. La política así como el amor a veces es ciega.

En El Salvador cuántos pedos le aguanta la militancia del FMLN a Sigfrido Reyes (ex presidente del parlamento implicado en diferentes casos de enriquecimiento), a Mauricio Funes quien huye en calidad “refugiado” evitando rendir cuentas a la fiscalía y a la opinión pública… o bien, hasta dónde llega la tolerancia de los fieles del partido GANA al ex presidente Antonio Saca.

Cuántos de la fanaticada de ARENA se hacen del ojo pacho ante la corrupción descarada de sus gobiernos anteriores: narcotráfico, desfalcos financieros e institucionales, llegando hasta asumir indiferencia ante el asesinato del arzobispo católico por parte de su máximo líder, ícono de su ideario. El amor es ciego.

Cuántos defienden a capa y espada a Ríos Montt en Guatemala, de igual forma a Daniel Ortega en Nicaragua, a Salinas de Gortari en México, a Uribe en Colombia, a Chávez, a Pinochet, a Trump o a Hillary… Cuántas personas desestiman que Fidel Castro, siendo el padre del socialismo latinoamericano, fue señalado como uno de los hombres más ricos del mundo.
                                                           
Bien decía la revista especializada que leí, haciendo el parangón que si la pareja llega a cumplir las bodas de plata habría disposición, sin duda, a limpiar las sorpresas venideras de los pedos seniles certeros.




http://maxherrador.com/


http://maxherrador.com/estructura-narrativa-ajillo/

10/10/16

Homenaje a una Rosa

Homenaje a una Rosa
Si los mexicanos tienen con orgullo editoriales Porrúa, los salvadoreños tenemos “Clásicos Roxsil”.
                                         
Cuando la tinta es mágica al caligrafiar se hace cultura. Se dice que esto sucede al estar frente a uno de esos casos excepcionales donde las letras van más allá de la poesía y la prosa. La difusión de la musicalidad de la palabra no fuese posible si no existieran personas entregadas hasta el último suspiro a la educación por la libertad del pensamiento.

Llegó a mis manos el libro “Homenaje a una Rosa” que es una compilación de las memorias, vida y obra de la fundadora de editorial y librería Clásicos Roxsil, la profesora y filosofa Rosa Victoria Serrano.

Todos fuimos párvulos y estoy seguro que no hay quien no hubiese leído más de un libro de esta editorial, “Celestina”, “Tía Tula”, “El Lazarillo de Tormes”, “Jícaras Tristes”, entre muchos e incontables títulos.

Cuando su hija Roxana me obsequió hace unos meses un ejemplar del libro (Homenaje a una Rosa) no me imaginaba el alcance del trabajo educativo y cultural de esta excelsa señora, nunca supe hasta ahora que mientras jugaba de peque “chibola”, “capirucho” o “ladrón librado”, en los patios del Externado de San José siempre me acompañaba incógnita, en silencio, Doña Rosa junto con el morral donde cargaba mis lápices, cuadernos y textos.

Originaria de Santa Tecla, ciudad salvadoreña del arte y la literatura, dejó huella en el mundo de las letras, en el magisterio, en la academia, en la vida universitaria, en las bibliotecas nacionales, pero sobre todo me quedó claro después de leer el libro, que su máximo legado es en pro de la familia.

Fue una mujer, madre, esposa, digna, luchadora, de clase media, que entregó su vida por completo a la difusión de la lectura y los libros, concibiéndolos como fuente imperecedera de conocimiento, es decir, esa sabiduría que se atesora y guarda de generación en generación; lo que en términos simples llamamos cultura.

Así como muchas mujeres su legado no es apreciado y visibilizado por una sociedad de corte machista, más aun en épocas difíciles de conflictos civiles y patriarcados. Como bien escribió su amigo español Fernando Rubio en el libro de condolencias a su deceso en 2012: “para una mujer latina y en los tiempos de hace años cuando desarrolló su carrera, todo lo concebido y realizado por ella tiene doble mérito, por la dificultades del país y la idiosincrasia… donde las mujeres quedan relegadas a papeles secundarios dentro de la sociedad”.

Rosa Victoria Serrano una mujer cosmopolita adelantada para su época.


Su legado de promoción cultural

A principios de este año sonó el teléfono de mi oficina y al contestar me decían que me hablaban de Clásicos Roxsil invitándome a presentar mi novela Ojo de Venado para la inauguración de la feria del libro acá en San Salvador en el Museo de Arte (MARTE), sorprendido acepté no sin antes extrañarme por dicha solicitud, teniendo en cuenta que no es la casa editorial con la que trabajo. Luego me explicaron que ellas (las hijas de Doña Rosa) valoraban más que el márquetin literario de su empresa el apoyo a las letras nacionales.

Al cotejar vida y obra de Rosa Victoria con el reflejo de sus hijas no me queda duda que su herencia está garantizada; es esa riqueza intangible, la que llamamos sabiduría popular y que las nuevas generaciones debemos honrar, pues no es menos valiosa que el oro, ya que su brillantez no se refracta en un metal, sino mas bien, en el alma y el espíritu que es donde en última instancia importa.


Doña Rosa en su momento perteneció al consejo ejecutivo de la mítica AGEUS (Asociación General de Estudiantes Universitarios Salvadoreños) en 1968, a la que 30 años después su servidor también fue miembro, por lo tanto, con estas humildes letras confirmo, sin duda alguna, que el destino es mágico y la tinta es ese elemento que nos une en este espacio etéreo al que llamamos “cultura”. 



http://maxherrador.com/


http://maxherrador.com/estructura-narrativa-ajillo/




Más sobre la vida de Rosa Victoria Serrano de López

Originaria de Santa Tecla. Nace en 1925.

Sus padres: Gabriel Vicente Serrano, zapatero y Rita Emilia Centeno de Serrano, comerciante del mercado municipal.


Estudios realizados:
Graduada de Profesora Normalista. Clase “A”. Colegio Santa Inés. 1943.
Graduada en la Escuela Normal Superior en la Especialidad de Lengua y Literatura. 1961.
Estudios de Lengua y Literatura, en Madrid, España.
Graduada en la Universidad de El Salvador en Filosofía. 1964.
Curso de especialización “Estudios americanos”. USIS. Recorrido por 11 estados de Estados Unidos, junio-julio de 1989.

Cargos desempeñados:
Su primer cargo fue como Maestra de Primer Grado, en la Escuela Municipal de Varones “Daniel Hernández”.
Miembro de la Asociación de Estudiantes de Humanidades UES, 1957.
Miembro de Junta Directiva de la Facultad de Ciencias y Humanidades, UES. 1967.
Miembro de la Asociación General de Estudiantes Universitarios Salvadoreños AGEUS, 1968.
Miembro propietaria de la Asamblea General Universitaria AGU, 1968.
Profesora de la Universidad de El Salvador (UES) y Jefe del Departamento de Letras.
Decana de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nueva San Salvador (UNSSA).
Asesora de la Cámara Salvadoreña del Libro (CSL), 1994.
Tesorera de REDALTES —Red Nacional de Autores de Libros de Texto y Otros Materiales Educativos Impresos en El Salvador—.
Miembro de asociaciones culturales: Colegio de Humanistas de El Salvador, Ateneo de El Salvador y Asociación Tecleños de Corazón.

Fundadora:
Fundadora en 1969, junto con su esposo, José L. López, de Librería y Editorial Clásicos Roxsil.
Fundadora y Directiva de la Cámara Salvadoreña del Libro (CSL).
Fundadora en 1982, de la Universidad Nueva San Salvador (UNSSA).

Formación permanente:
Asistencia a numerosos seminarios, mesas redondas, convivios, congresos nacionales e internacionales, relativos a la educación y al libro, representando al país y a instituciones culturales.

Ha recibido numerosos diplomas y homenajes.

Reconocimientos:
Diploma de Honor al Mérito Docente, Ministerio de Cultura. 1949 y 1950.
Premio Asociación de Estudiantes de Derecho A.E.D. Rama Filosofía, 1961.
Diploma de Honor al Mérito como Docente Distinguida Universitaria, dado por el Ateneo de El Salvador, 1993.
Nominación de la Cuadragésima Quinta Feria del Libro con el nombre de Rosa Victoria Serrano de López, 1994.
Reconocimiento por aportes a la Cultura Salvadoreña, Escuela Bilingüe Maquilishuat, Placa de Bronce, 21 de mayo de 1994.
Diploma de Honor, Colegio de Humanistas de El Salvador, 1995.
Reconocimiento de la Alcaldía Municipal y el Comité de Festejos de la Ciudad de San Salvador, en el área de Personajes Notables del Siglo XX. 19 de enero de 2000.
Universidad de El Salvador, Facultad de Ciencias y Humanidades. Reconocimiento en el XXX Aniversario de la Carrera de Bibliotecología, porque durante su gestión como Jefe del Departamento de Letras se fundó dicha carrera. 2003.
Nominación de la Sala de Literatura “José L. López y Rosa Victoria Serrano de López”, del Palacio Tecleño de Cultura y Bellas Artes, 12 de marzo de 2009.

Autora de los siguientes libros:
Refranes, dichos y modismos salvadoreños. 1960. Publicado en 1997.
Espacio y tiempo, temas filosóficos. 1961.
Principio de causalidad. 1965.
Antecedentes históricos del existencialismo contemporáneo. 1965.
Coautora de la colección de textos para bachillerato:
Letras 1, Texto para Primer Año de Bachillerato, 1985
Letras 2, Texto para Segundo Año de Bachillerato, 1978
Letras 3, Texto para Tercer Año de Bachillerato, 1977
Jornada sobre Mark Twain, denominada: “Tres encuentros con Mark Twain”. 1988.
Acercamiento a Berta Funes Peraza: una luz que se apaga. 1995.
Memorias de un editor. Discurso de Incorporación al Ateneo de El Salvador. 1995.
Antología: Desde que el alba quiso. Poemas en torno a la Madre, la Familia y otros. 1995.
Cómo escribir bien. Bachillerato. Curso Superior de Ortografía. 1998.

Cómo escribir bien. 6to. Grado. Nuevos enfoques ortográficos. 2000.


OTROS TEMAS:

Crisis de credibilidad política y la CICIES


Las afro-descendencias salvadoreñas
La cultura de la ignominia


Ley de amnistía derogada, El Salvador


Top 10, los tabús salvadoreños

La verdadera remesa


En vez de celebrar mejor reflexionemos sobre la paz


Análisis coyuntural al cierre del año 2015

Derecha revolucionaria


21/9/16

Márquetin político y Nayib

Márquetin político y Nayib

El márquetin político es esa área del mercadeo especializada en vender o promover a una figura política, u organización de carácter ideológica.

Para nuestro medio esto se traduce en el arte de persuadir al ciudadano para que éste emita un voto en las elecciones a favor de determinado personaje.

En fáciles palabras este es un concepto sencillo para explicar esta técnica de venta, lo complejo es que las sociedades están segmentadas con muchas ideologías e idiosincrasias, y la gente a su vez cree menos en la clase política.

El objetivo principal del márquetin político es ganar los comicios, logrando el mayor número de votos. Buscando obtener el primer lugar para ser claro, no el segundo ni el tercero, por eso el carácter “agresivo” a la hora de persuadir u ofertar al candidato.

Esta agresividad por lo general se presenta con un aspirante desafiante y beligerante frente a su opositor, pero no siempre es así, también esta característica se pude ver en un juego ilusorio del candidato, como el mago que esconde su carta con una mano mientras distrae al espectador con la otra.

El arte de un buen político se dice que es cuando el personaje sabe expresar bien sus ideas, y que éstas sean del consenso popular, en ese proceso la persuasión es un juego donde la creatividad debe llevar rasgos culturales junto con habilidad comunicativa, además debe tener la capacidad de reproducir el mensaje a las multitudes (esta es la parte donde se gasta mucho dinero); y por otra parte, el candidato debe hacer cuantas alianzas sean necesarias con otros liderazgos para persuadir a más personas en una técnica parecida a la pirámide de ventas.


Pero también el proceso de conquistar otros segmentos de votantes consiste en que el candidato o aspirante debe jugar al espectáculo del “dime que te diré” con sus mismos aliados, con el objetivo de generar duda en los segmentos que le son difíciles de persuadir, sembrando un germen de simpatía en los votantes de su competencia, bajo el principio de: “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”.


Por eso al ver las escaramuzas de Nayib Bukele versus la cúpula del FMLN, pienso en voz alta: “El alcalde quiere ser presidente con el partido oficial; y en definitiva, sí sabe de márquetin político”.



http://maxherrador.com/


http://maxherrador.com/estructura-narrativa-ajillo/



20/9/16

Crisis de credibilidad política y la CICIES

Crisis de credibilidad política y la CICIES

Apuntes cortos sin mayor opinión pero con reflexión.

Muchos oímos hablar de la CICIES, un organismo contralor aun no existente en el país, pero famoso por los resultados palpables en la vecina Guatemala.

No levantara tanto polvo la Comisión Internacional Contra la Impunidad en El Salvador (CICIES), si no existiera una seria crisis de credibilidad de la cosa pública.

Se escucharon voces en Washington pidiendo su creación en este país, y consigo volaron los ecos a diferentes públicos de la sociedad civil, en forma especial sonó viable tal receta a las diferentes comunidades de salvadoreños en el exterior. En el territorio nacional se escuchan opiniones encontradas unos a favor y otras personas en contra.

Está a favor de la conformación de la CICIES la clase civil que se decepciona cada vez más de sus mismos dirigentes políticos: alcaldes, diputadas, ministros, ex presidentes, concejales, juezas, magistrados.

Las redes sociales, este nuevo medio de comunicación masivo de naturaleza multidireccional se hace sentir en una clara balanza a favor de dicha medida.

Pero la verdad yace tácita en el fondo de cada quien, y es que la voz popular afirma contundente que la clase política en general es corrupta, incluso, los mismos que nos han pedido el voto muchas veces están vinculados en forma inevitable al crimen organizado; por lo tanto la crisis de credibilidad consiste en que los ciudadanos tenemos la sensación que no hay político alguno que esté libre de culpa; sin solvencia ni suficiente poder como para limpiar la casa, incapaces de librarnos de la lacra de cuello blanco.
                                                                                       
Ante la frustración colectiva, generalizada, de la insuficiencia de los organismos contralores la gente busca soluciones desesperadas, agotando cada vez más opciones, una de ellas es la CICIES que en términos jurídicos es un hibrido, es decir, un organismos donde extranjeros intervienen en la institucionalidad nacional.

Eso nos lleva a mencionar las voces en contra de la formación de dicha comisión, por lógica son los personeros de los tres órganos de Estado, o bien quienes su estatus depende de la posición oficial del gobierno. En su momento y a su manera tanto el poder ejecutivo, legislativo y judicial han mostrado su desacuerdo a la existencia de un organismo similar al guatemalteco, porque aceptarlo sería decirle al mundo entero que el Estado de Derecho ha fallado en El Salvador.



Lo que considero que debemos saber los salvadoreños es que Guatemala no diseñó la CICIG para lo que en la actualidad es, más bien, esta comisión evolucionó a lo que conocemos hoy en día.

Les explico en cortas palabras: Esta comisión contra la impunidad nació como producto de los acuerdos de paz a final de la guerra civil guatemalteca, siendo concebida para juzgar a los criminales de guerra. Y en un giro de las coyunturas se transformó, para bien, en una herramienta que la sociedad civil usó para combatir a la corrupción en su momento.

La memoria histórica se repite una y otra vez más, tanto en El Salvador como en Guatemala, después de todo un criminal de guerra no es menos asesino que un corrupto, pues el último también atenta contra los desprotegidos quitando recursos al Estado benefactor, o bien, violando las leyes contra la libre empresa. Hoy en día el corrupto goza al igual que el criminal de guerra de impunidad.

Dentro del dilema de la creación de una CICIES, reflexionamos: “En río revuelto ganancia de pescadores”; ante las sonadas voces a favor y en contra escuchamos: genuinas y justas esperanzas de un anhelado cambio, pero también vemos “nobles” oportunistas que se aprovechan del clamor generalizado para tomar su porción de populismo y desfachatez, en los que me atrevería a incluir a muchos de la oposición y una serie de personajes que creen que la gente es tonta; que no sabemos clasificar lo que nos dicen, separando la propaganda burda en el apartado que cada quien lleva, en el que dice: “más de lo mismo”.

No es la CICIES la que nos dará la solución contra la impunidad, esta afirmación no quiere decir que sea mala, creo que sería bienvenida para la mayoría, todo instrumento que aporte a este flagelo es bueno, pero al igual que la derogación de la ley de amnistía no podrá por sí sola (la CICIES) generar ese cambio fundamental que esperamos. Más bien necesitamos replantear el Estado mismo y la verdadera esencia de la república.



A manera de reflexión quizá necesitamos una Asamblea Constituyente con una fuerte intervención ciudadana para intentar definir de nuevo los roles: El político es un servidor público, brindando equilibrio entre el empresario y el asalariado; cada quien con sus libertades institucionalizadas generando producción y riqueza.




http://maxherrador.com/


http://maxherrador.com/estructura-narrativa-ajillo/



15/9/16

Las afro-descendencias salvadoreñas

Las afro-descendencias salvadoreñas

La búsqueda de la identidad nacional – regional resulta ser imprescindible para el desarrollo, no solo salvadoreño, sino centroamericano. Sin historia no entendemos la identidad y sin ésta no hay cultura, por lo tanto la construcción del futuro es incierta.

Es feo decirlo pero la historia que nos han contado en las aulas de clases no es la correcta. No porque los profesores sean mentirosos, es más bien porque la antropología ha cambiado, los estudios del origen de la humanidad han replanteado nuevas verdades científicas, y por otro lado, los opresores no pueden ocultar más sus paradigmas caducos.



Esa teoría de los tres troncos genealógicos no es cierta (negroide, mongoloide y caucásico), eso que nos explicaban, hasta cierto punto, es quimérico. Todo con el objetivo de justificar la superioridad de una raza sobre otra.

Los últimos estudios genéticos nos dicen una verdad irrefutable, que es: somos “homo sapiens sapiens” y provenimos todos por igual de África, por ende el humano moderno surgió hasta hace 200 a 150 mil años atrás, de ahí en adelante fuimos la especie dominante del planeta, y ésta floreció en el continente más antiguo de todos, para ser más específico en la zona de Zimbabue (África suroriental) y el Valle del Rift.

Para los que quieran conocer más al respecto recomiendo esta lectura: Los Senderos del Edén del médico británico Stephen Hoppenheimer, quien a través del estudio mitocondrial del ADN retrocede en el tiempo para concluir, entre otras afirmaciones, que el término “raza humana” es cuestionable, pues todos descendemos de una misma “Eva” genética de origen africana.

El problema ante este nuevo conocimiento es que aun acarreamos con los prejuicios que nos inculcaron, nos decían los sabios ministros de educación de antaño que “los negros” eran seres salvajes, que no conocían religión ni formación educativa alguna, más aun, los “cimarrones” eran tan indignos y rebeldes que merecían ser “domados” a base de yugos y cadenas, justificando así los trabajos forzosos y trato inhumano.

De ahí en adelante los americanos nos jactamos de ser "occidentalizados"; las lenguas oficiales son idiomas latinos, romances y anglosajones; y si acaso reconocemos un segundo orden cultural, es la identidad del originario americano. Pero, qué hay de los 20 millones de africanos que migraron en forma forzosa e infrahumana al continente. Acaso estas personas son un paréntesis; creo que no.

En el caso salvadoreño ¿En qué parte de la historia quedan los esclavos que trajeron los hidalgos españoles para los cultivos de jiquilite (añil) y cacao? 

En la actualidad para las élites es un inciso en el que no alcanza la tinta de la pluma. Esa es la parte de la historia que no nos cuentan y que ahora tanto nos hace falta en la identidad nacional.

Dentro de los tantos mitos que acarreamos de generación en generación es que en El Salvador no hay negros, no hay afro-descendientes, es más, somos tan torpes que defendemos esa afirmación a capa y espada como si fuese un patrimonio, cuando los estudios genéticos, arqueológicos, lingüísticos y antropológicos son irrefutables. 



Apenas asistimos a esa idea como si fuera un souvenir en el dossier del quehacer académico intelectual del país, sin asumir la necesidad de la creación de una verdadera identidad nacional.

Todos los salvadoreños somos afro-descendientes recientes, es decir, de los últimos 500 años. Nuestro mestizaje es una realidad que la comunidad antropológica salvadoreña afirma en forma categórica.

Es una verdad innegable por muchos mitos que nos quieran contar. Todas esas voces en las que nos desvinculamos de las raíces negras son imprecisas, en la actualidad no tienen base científica, son nada más que “cuentos chinos” que llegan a ser a lo sumo anecdóticos. Llevándonos esta nueva realidad a otro problemas que conlleva aceptar la verdad: ¿qué hacemos al respecto?

La disyuntiva es que África es un continente, incluso, más complejo que el nuestro y los intentos de comprensión por nuestra parte son mínimos, por lo tanto en pocas palabras, hay una tercera parte de nuestra identidad inconclusa, o más bien oculta.

Por desgracia el estudio de nuestra afro - descendencia no despega en el grueso de los “cultos”, aun creemos que durante más cercanos sean nuestros descendientes de los europeos más civilizados somos, cuando en realidad no es así.



Fray Bartolomé De Las Casas explicaba en una de sus celebres encíclicas que había que importar negros a las Américas, pues eran un poco menos que humanos, por lo tanto, merecían ser tratados peor que los originarios “indígenas”.

Ese paradigma va aun inherente en la vox populi salvadoreña lo que implica un grillete cultural tan pesado como esas cadenas con las que viajaban millones de personas en esos barcos negreros que aun no terminamos de estudiar por miedo a la verdad.



http://maxherrador.com/


http://maxherrador.com/estructura-narrativa-ajillo/