3/3/16

La verdadera remesa

La verdadera remesa

Creo que no todas las personas están consientes que la principal remesa que recibimos de la diáspora es intelectual, los dólares son valiosos no estoy diciendo lo contrario, pero debemos reconocer que el principal valor que gozamos los salvadoreños por tener 3 millones de nacionales en el exterior es cultural.

La principal riqueza que recibimos de los salvadoreños en el mundo es educativa, moral, comercial, artística, política, y ahora en forma más palpable, el aporte que brindan las organizaciones civiles de salvadoreños en el exterior. 

Tampoco se confunda la hipótesis con menospreciar la academia de la "guananxia irredenta" como bien afirma José Roberto Cea (que tanto admiro).

Para entender bien este punto me gustaría contarles a manera de ejemplo esta anécdota periodística:

1993 elecciones en Canadá

Jean Chrétien ganó las elecciones canadienses para ser Primer Ministro en 1993 en forma arrolladora, aun cuando las encuestas lo daban por perdedor a nivel nacional.

Él sufrió cuando era niño un ataque de parálisis facial periférica que le causó una discapacidad para hablar de por vida, podía emitir palabras pero utilizando solo la mitad de su boca. Diez días antes de los comicios sus oponentes políticos decidieron lanzar al aire un spot televisivo donde se insinuaba en forma burlesca la discapacidad de Chrétien.


Imagínense ustedes… los salvadoreños que viven en Canadá no me dejarán mentir, el partido liberal de Chrétien no solo ganó el poder Ejecutivo en forma contundente, sino, obtuvieron 177 escaños contra sólo 2 del partido conservador en el parlamento. La sociedad canadiense castigó severamente a los emisores de ese mensaje por su falta de ética, viéndose como promotores del “bulling" y la pedantería.

Recuerdo por otro lado un par de años antes de 1993 las caricaturas llamadas “arenillas” que circulaban en El Diario de Hoy acá en El Salvador, se burlaban en forma peyorativa del entonces presidente José Napoleón Duarte, molestándole públicamente por la falta de sus dedos de las manos que habían sido mutilados, incluso, el principal caudillo del partido de derecha afirmó en televisión nacional que el presidente padecía de “SIDA”, en esos años se vinculaba esta enfermedad con el homosexualismo y otras condiciones promiscuas. Estos apelativos en vez de causar un furor negativo para el emisor causaron por el contrario en la sociedad salvadoreña un efecto positivo para ARENA, contribuyendo de esta manera a ganar las elecciones.

Todos sabemos el resto de la historia y la idiosincrasia política a la que estamos acostumbrados, tanto, que es muy raro en la actualidad ver al político salvadoreño que no haga uso de los llamados “trolls” que bien conocemos, los utilizan para atacar a la oposición y viceversa: el alcalde (que tanto queremos), también los usa el ex alcalde, la diputada, el parlamentario suplente y la concejal.

Por eso es normal encontrar a cargo de las campañas proselitistas a odontólogos, abogadas, DJ´s y otras profesiones, pues para ser “Troll” no es necesario estudiar comunicaciones, ni nada especializado en el márquetin político.

Volviendo a la remesa

La gente salvadoreña canadiense así como la mayoría de la diáspora ha absorbido de forma positiva la identidad y cultura anfitriona, marcando claramente la diferencia entre el desarrollo y el sub desarrollo. Los patrones de conducta colectivos nos connotan moralidad y ética social, que está de más decir, que son estándares que cruzan una clara crisis en nuestra sociedad.

Por eso veo con buenos ojos cuando las comunidades salvadoreñas en Los Ángeles, Washington, Maryland, Houston, Toronto, Montreal, Oslo, Milán, Madrid, Melbourne, entre muchas otras ciudades a lo ancho de todo el mundo buscan dar su aporte e incidir en la política nacional.

No solo están en su derecho de hacerlo, sino, debemos reconocer el aporte ciudadano cualitativo que inyectan en el ámbito cultural político, debemos acostumbrarnos a que tarde o temprano los salvadoreños en el exterior podrán definir la balanza del poder; y por qué no, se lo merecen. Es más... se deberían abrir curules para que las personas con estatus migratorio sean representadas con su debida proporción en el parlamento.

Mientras mis anhelos encuentran eco los grupos de la sociedad civil en el exterior abogan por justicia social, señalan de forma tajante la corrupción en la cosa pública, promueven la ética empresarial, el altruismo, apoyan los deportes, aportan a los fondos de becas, y por supuesto, las remesas crecen año con año.

Si las personas que vivimos en el territorio salvadoreño no entendemos esta contribución y no reconocemos la necesidad que hay de esa mano hermana, entonces sería importante hacer una pausa y reflexionar sobre nuestra madurez como pueblo, sobre el aplomo evolutivo que el destino nos marca, pues el fenómeno migratorio salvadoreño aun nos da pautas para seguir analizándolo, ahora de una forma cultural y dependerá de los niveles de retroalimentación que tengamos con ellos para obtener mayor provecho de la hermandad en la lejanía.


SAN SALVADOR, MARZO DE 2016.



Nota: ¿cuánto nos podrían aportar los salvadoreños retornados? Pero en vez de facilitar los procesos de readaptación les cerramos las puertas. Dos pupusas y una soda es lo único que reciben en el Aeropuerto Internacional de El Salvador Oscar Arnulfo Romero por parte del Estado las personas deportadas cuando arriban al territorio, no hay programas de reinserción; sin embargo, los vemos como delincuentes cuando llegan, la mayoría de veces su delito fue ser indocumentado en otro país por buscar un mejor horizonte.





http://maxherrador.com/estructura-narrativa-ajillo/



OTROS TEMAS:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada