2/3/16

Apuntes sobre lenguaje de género

Que dolor de cabeza cuando un escritor/periodista aborda un material e inicia la redacción de un artículo (por ejemplo), o peor aún, cuando uno define su estilo, no solo de escribir, sino, lo más importante de hablar.

Teniendo en cuenta que probable nos faltan muchos años para que todas las personas se pongan de acuerdo en cuanto al abordaje práctico de la igualdad de género, les comparto mientras tanto mis apuntes sobre el tema.

Apuntes sobre lenguaje de género

Estamos viviendo una época interesante,  en cuanto a la lingüística, pues la igualdad de género es una realidad que el mundo académico ha asumido como una deuda a lo largo de la historia.

Hablar o escribir en términos de igualdad de género no es una técnica que se aprende en un taller de redacción, no es tampoco una sub división de la gramática, es más bien la aceptación en el pensamiento de cada quien, en comprender que hay que equiparar a las mujeres con los hombres; no solo en oportunidades o en derechos, ahora el reto está en cómo hablamos, es decir, visibilizar la igualdad en los códigos, en las convenciones lingüísticas, y porque no decirlo, en la gramática misma.

El problema es de origen, pues la estructura de cómo concebimos la oración, el alfabeto y la sintaxis es excluyente para la mujer. La designación de los artículos  y pronombres es claramente favorable al sexo masculino, la convención gramatical se lo permite al hablante y es ahí el meollo del asunto, nos referimos en términos masculinos a la generalidad para señalar a la mujer.


La iglesia católica es la institución más antigua que tenemos y es machista, (la Real Academia Española RAE es quizá la segunda) es tradicional y conservadora. Esta afirmación es solo un ejemplo o un ejercicio para la reflexión de cada quien; para auto evaluarnos y ubicarnos en qué tanta resistencia ofrecemos al cambio de lenguaje y pensamiento. Por eso inicio este apunte con la nota hipotética: vivimos en una época interesante para el lenguaje en general.

La RAE es el órgano que marca “las normas” de cómo debemos hablar y escribir; sin embargo, así como muchas otras instituciones inmaculadas también es machista, no hay igualdad de género de quienes la forman. Entonces, ¿qué podemos esperar? Y la pregunta inevitable y concluyente es: ¿Cómo debemos hablar?

Respuesta: El lenguaje es cambiante y evoluciona, no hablamos español así como se parlaba hace 100 años, mucho menos hace 5 siglos, por lo tanto, es inevitable la evolución del idioma hacia la visualización de ambos géneros por igual. 

Antes de tomar notas de cómo escribir utilizando técnicas de uso de lenguaje inclusivo debemos tener claro lo siguiente: “la igualdad entre mujeres y hombres no la reflejaremos en lo que denominamos lenguaje de género, es más bien, el pensamiento y razonamiento inclusivo lo que nos debe marcar el norte en cuanto a la disyuntiva”, pues hay un principio básico comunicativo que resume el punto: “hablamos de la forma que pensamos y escribimos de la forma que hablamos”.

1 comentario: