27/12/15

Análisis coyuntural 2015

Análisis coyuntural al cierre del año 2015

Los salvadoreños nos sentimos hoy en día como estar en un juego de poker donde sabemos que hay baraja marcada, donde jugamos cartas junto a tahúres que no están acostumbrados a perder y que llevan sus cartas bajo la manga, por eso ganan.

Sin embargo, tenemos algo a nuestro favor y es el hecho que no somos tontos y conocemos que la corrupción se mueve eternamente con los mismos patrones, aparece siempre en forma descarada cuando las cartas finalmente se destapan y ocupa la misma ignominia, por lo tanto podemos decir que es la película repetida de todos los tiempos.

El tema de la batalla contra la corrupción está tomando cada vez más valor y parece que poco a poco estamos saliendo de la cultura del conformismo, rompiendo los paradigmas con los que crecimos. A mi profesor de matemática le solía escuchar decir: - “todos los que llegan al poder roban”. El caso del ex presidente Francisco Flores es emblemático y percibimos que, aun cuando vamos a paso lento, es una marcha segura.

Estamos consientes los ciudadanos de a píe que el camino es largo, desde la llanura se ven luces pero el estira y encoje de los dos partidos políticos mayoritarios intentan como siempre ocultar el sol con un dedo, es decir, lo que es inminente. Existen elementos corruptos en ambos bandos desde sus cimientos.

Tanto el FMLN como ARENA nacieron en un contexto de guerra y sus ataques viscerales entre sí continúan hasta la actualidad. En ese proceso conflictivo cometen atropellos, actos arbitrarios que muchas veces están al margen de la ley, graves faltas a los derechos humanos y corrupción, donde hay enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, muchos de sus militantes lo saben pero se ciegan por el dogma de defender “la causa”.

Ensayo de Renacho Melgar

La ley de Probidad está actualmente en el tapete de la opinión pública y los ciudadanos vemos como los dos señores (o señoras) tahúres se juegan esa partida entre lo constitucional y el tinterillo de la pluma que redacta la ley, parece que solo el tiempo nos dirá si el espíritu de los legisladores es el correcto o es más de lo mismo.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad de El Salvador (CICIES) es otro tema que está entrampado en la sociedad salvadoreña, pues el gobierno se muestra reacio a su conformación, pero la presión de sectores de la sociedad civil y los mismos Estados Unidos pujan para su creación, bajo el principio: “el que nada debe, nada teme”; sin embargo, en la opinión de muchos analistas de izquierda se traduce esa frase a ingenuidad política, un lujo que no se permite el partido oficial ante una oposición agresiva.

A lo largo de este año 2015 han salido a la luz procesos de investigación de corrupción en la administración actual del ISSS, y también se indaga sobre la probidad del patrimonio del ex presidente Mauricio Funes, lo cual en contra partida el gobierno alza su voz denunciando la cadena de delitos de corrupción probados a lo largo de los cuatro periodos de gobierno del partido ARENA.

En medio de todo este estira y encoje los ciudadanos tenemos nuevos aliados pues los medios de comunicación electrónicos y redes sociales han roto el monopolio del periodismo de los grandes medios, lo cual es bueno pues las mentiras y las demagogias a las que estamos acostumbrados son cada vez más difíciles de ocultar.


La cultura de la verdad ha nacido y los dogmas de las ideologías valen cada vez menos, así que, aun cuando la baraja esté marcada tenemos la ventaja de saber tomar las cartas o no, pues como repetimos la gente ya no es tonta y los fanáticos fundamentalistas dejarán de ser mayoría.


http://maxherrador.com/

Venezuela, ¿sin gasolina?

Venezuela, ¿sin gasolina?

Hacer un análisis de la coyuntura venezolana es importante desde el punto de vista salvadoreño pues es innegable la alianza del gobierno de Caracas con el partido oficial, además es de todos conocido el antagonismo entre el chavismo y Estados Unidos que es a su vez el principal socio comercial de este país.

Más allá de las pasiones que despierta este tema debemos reconocer estas realidades:

1- Las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre pasado dejan sin argumento ese falso mito que en Venezuela existen procesos electorales amañados donde siempre se favorece al oficialismo, pues se respetaron los resultados del pueblo venezolano, gana nuevamente la democracia y la voluntad popular.

2- El presidente Maduro no es Hugo Chávez y el auge del socialismo del siglo XXI llega a su fin, esta es la primera derrota contundente después de 17 años desde que Chávez surgió a la escena política; sin embargo, el chavismo no ha perdido votos pues mantiene su caudal de aproximadamente 5 millones y medio, la diferencia se marca por el aumento de más de dos millones y un cuarto de electores que ganó la oposición.

3- Por mucho que el FMLN diga que no le afecta esta derrota electoral del chavismo, sí es un duro revés en sus aspiraciones a ganar las elecciones presidenciales para el 2019.



De 167 escaños que tiene el parlamento venezolano 112 pertenecen ahora a la Mesa de Unidad Democrática (oposición) y 55 al Gran Polo Patriótico Simón Bolívar (chavismo). Esto significa que el gobierno de Maduro pierde su margen de poder legislativo, pues más de 2/3 partes del parlamento ya no le son fieles, esto sin duda afectará su capacidad de influencia en la geopolítica regional e internacional, que se traduce a concesiones especiales y diplomáticas a países periféricos como El Salvador.

Más allá de la turbia y antagónica relación que tiene Miraflores con la Casa Blanca y viceversa, la cual se ha mantenido desde 15 años atrás y que todos conocemos; parece que el desabastecimiento de productos de consumo básicos en Venezuela, la caída de los precios del petróleo en el mercado internacional, la corrupción generalizada típica de la centralización del Estado y la implicación de militares venezolanos en el narcotráfico, han sido suficientes para frenar la maquina chavista que impulsa el socialismo de siglo XXI en el continente.


Si bien es cierto las pasadas elecciones fueron una derrota categórica para los intereses izquierdistas latinoamericanos, aun hay suficiente gasolina venezolana para no parar los motores rojos, pero algo sí es seguro y concluyente, si continúan cometiendo los mismo errores la gente les repudiará en las urnas y esta derrota chavista será el principio del fin del ciclo socialista latinoamericano de las primeras décadas de este siglo.


http://maxherrador.com/

3/12/15

Epístola a un amigo ciclista

Epístola a un amigo ciclista

Mí estimado Javier Romero:

Es común que los periodistas le escriban cartas públicas a políticos y líderes de opinión,  yo no soy la excepción con la única diferencia que veo el mundo desde otro ángulo.

Para empezar creo que lo que hace por el país es muy importante. Va más allá de ser ciclista y promover el deporte del pedal, siempre consideré que ese movimiento que lidera junto con otros amigos de las bicicletas trasciende del deporte en sí.

Los Ciclistas Urbanos tienen toda la “pinta” de convertirse con el tiempo en un movimiento social más estructurado; sin embargo, mucho dependerá de usted mi querido amigo. Por eso me veo en la necesidad de escribirle públicamente para que todos los ciclistas y los amigos de las pedaleadas lean este mensaje.

Sé que pasa momentos difíciles, tuvo una caída y está por de pronto incapacitado para usar una bicicleta, lo cual ha causado su baja en las pedaleadas mas no en su entusiasmo por hacer lo que más le gusta, que es promover a su manera el ciclismo como medio de transporte, como un esparcimiento sano y amigable con el medio ambiente, pero sobre todo dando su aporte a la solución de la gran problemática de este país.

Por eso, así como muchos ciudadanos y amigos suyos quiero que sepa la admiración y estima que le tiene mucha gente por su determinación para hacer de este mundo un lugar mejor, haciendo en otras palabras “cultura”; cultura deportiva y de buenas convivencias.

En otras palabras, en buen salvadoreño: - No se awueve… pronto estará mejor y recuerde el viejo refrán: “no hay mal que por bien no venga”, pues hay mucho que hacer por el ciclismo en la mesa, de seguro ya se dio cuenta.




Nota: hace un poco más de un año me sucedió algo parecido, me lesioné para no poder hacer ni montañismo ni ciclismo, a un principio estaba frustrado luego me puse a escribir y finalmente hice una novela que ahora estoy publicando la cual llamo Ojo de Venado, y al igual que su causa tiene una razón social, quizá por eso me identifico con usted.

http://maxherrador.com/

15/11/15

Flores para nuestros muertos

Flores para nuestros muertos

María Esperanza Sosa fue una de las sobrevivientes de la masacre de Cuyas Cumbres en el Cantón de Guarjila en el departamento de Chalatenango en El Salvador en 1982. El viernes pasado fue el segundo año consecutivo que se conmemoran a más de 25 personas que perdieron la vida solo en ese sitio.

Ella caminó una hora llevando un ramo de rosas para enflorar el justo lugar donde murieron sus familiares, luego de llegar se improvisó un altar y se ofició misa. Pro Búsqueda una ONG que se dedica al rescate de la memoria histórica, entre otras cosas, es la que apoya esta actividad.


El ejército salvadoreño en esa época tenía la política de "tierra arrasada", es decir, masacraba a las poblaciones enteras por donde la guerrilla insurgente se desplazaba en el marco de la guerra civil que sufrimos.

La mayoría de estas personas eran inocentes y entendían poco de la situación política, muchos niños y niñas, ancianos y mujeres. A este nivel de la historia no rememoramos las ideologías, si no, la razón humana, el dolor y el duelo de quienes sufrieron estos embates de la guerra.

Si continuamos disimulando o evadiendo el tema estamos por el camino errado como sociedad, como pueblo, pues hay ciertos principios básicos que nos llevan al desarrollo y uno de ellos es la espiritualidad humana.

El homo sapiens sapiens es humano no exactamente por ser inteligente, pues hay inteligencia animal, tampoco somos humanos por los niveles comunicativos ya que hay animales que, incluso, tienen códigos más complejos que los nuestros. Somos humanos por nuestra espiritualidad y eso se refleja en el culto a los muertos.


Cuando memoramos a los antepasados y a la familia es porque creemos en su legado y a su vez nos esforzamos para que las nuevas generaciones hereden un mejor futuro. Si ese principio filosófico no lo cumplimos dejamos de crear cultura y la civilización como tal se detiene, no evoluciona tampoco hay desarrollo.

Si le aplicamos el manto de la invisibilidad a la memoria histórica reciente cómo esperamos resolver la ola de violencia que vivimos actualmente, mueren jóvenes policías y pandilleros, secuestran menores de edad, hay extorsiones seguidas de muertes, muchas dantescas escenas y las vemos como la cotidianidad del día a día. Nos hemos deshumanizado.

Por eso insistimos en lo importante que son las flores de María Esperanza Sosa que van más allá de las ideologías. Imagínense no memoráramos a Jesús el de Nazaret, o a Mahoma, o a Buda, ¿qué sería de nuestras sociedades sin espiritualidad?


Continuará

http://maxherrador.com/

28/10/15

La verdad, la memoria y la historia


La verdad, la memoria y la historia

Hablar de estas tres palabras y llevarlas al contexto real me parece una reflexión justa y oportuna. No prometo ser breve en este artículo porque podría escribir un libro de estas tres tristes palabras, pero si les aseguro que me esforzaré por ser entretenido.

Me inspiro en una obra de teatro capitalino a la que asistí, inmediatamente después de ver el trabajo pictórico en grafito sobre la pared de Renacho Melgar en el corredor galería del teatro Luis Poma. La puesta en escena que vi se llama “La Audiencia de los Confines”, donde tres personajes debaten y parodian sobre su papel y rol en la sociedad. Los personajes son: verdad, memoria e historia, cada uno con su guión dramatiza la monumental palabra que representan; resulta ser un juego entretenido la propuesta del colectivo “Los del Quinto Piso”.

Foto cortesía de René Fuigueroa

No dejé de inquietarme después de ver la obra, supuse como reflexión final: que los ciudadanos locales, regionales y globales le debemos dar sentido a nuestro futuro, pues no podemos ir hacia delante desconociendo la historia, debemos memorar el pasado glorioso y penoso a la vez, pero sobre todo caminando con la verdad en la mano.

En última instancia, esta trilogía de palabras tan sencillas como se escuchan son las que no quieren que mencionemos, ni que discernamos al respecto. Es como reabrir heridas dicen los políticos cuando se les recuerdan verdades enterradas en la historia, ya que quieren que la gente camine como autómatas con alegría y devoción, produciendo y consumiendo, con un rumbo de veleta al viento donde soplan los intereses de ultra mar.


Veamos entonces un ejemplo: en la foto de arriba rememoramos al diputado Francisco Merino esposado después de herir de gravedad con arma de fuego a una agente de policía, justo cuando ella cumplía su deber al tratar de someter al orden a un ciudadano bajo los efectos del alcohol, con el agravante de ser un Diputado de La República, un ex vicepresidente del país, un ex presidente de la Corte de Cuentas de la República… vean entonces esta foto que fue retirada de casi todos los archivos digitales, es Francisco Merino la noche del 26 de agosto de 2000 en San Salvador. 

Un hecho que quedó para la memoria del país. En la actualidad quince años después hasta mentira podría ser, a dicho diputado no se le castigó de forma alguna, incluso, sigue ocupando un curul en el parlamento salvadoreño. El suceso se olvidó y no tiene trascendencia en la actualidad.

La verdad: es que el presidente en turno Francisco Flores a finales de ese año 2000 intentaba dolarizar la economía, y para ello necesitaba los votos en el parlamento, requería dos terceras partes de sus miembros y para lograrlo convenció a los diputados de su partido ARENA a que votaran para no desaforar a Francisco Merino por semejante “oso” que hizo, pues la fiscalía no podía procesar al parlamentario porque lo protegía la dispensa legislativa ante la ley. A cambio los miembros del partido PCN a los que pertenecía el susodicho personaje votarían a favor de la dolarización… Así se pactó y así se hizo. A los días siguientes de esta transacción dos fuertes terremotos sacudieron el territorio nacional y el hecho quedó al olvido.

La historia: es que el Colón dejó de circular paulatinamente, aun cuando afirmaron que eso no sucedería porque la ley aprobada era de “integración monetaria” no de sustitución del Colón al Dólar americano, producto de eso el nivel de vida disminuyó considerablemente y el número de migrantes se disparó, mientras pregonaban los estadistas que la tasa de interés se estabilizaba y que la moneda tenía mayor solidez.

La consecuencia cultural fue la ciudadanía en gemeral  y especialmente la juventud, vio a la luz pública que la institucionalidad del país había dejado sin castigar a un borracho pendenciero, el cual se salió con la suya, y se dio un sutil precedente: “sí se puede atentar contra la autoridad (Policía Nacional Civil) y seguir con la vida normal como si nada hubiese pasado”. No solamente denigraron la moneda como símbolo nacional, también lo hicieron con la profesión policial. 

Quince años después un policía es nada mas un elemento y mientras mueren cumpliendo su deber la sociedad política no le toma la seriedad del caso. 

Disparar a una agente de la ley en una trifulca de bolos no debería tener conciliación jurídica ni tampoco prescripción, por lo tanto aun estamos a tiempo de tomar un buen rumbo para los valores y la moralidad del país, creando antecedentes correctos.

Los acontecimientos por muy escandalosos que sean se olvidan, más aun, si son cubiertos por una avalancha de consecuencias que son hábilmente amontonadas al ciudadano en la agenda mediática, las cosas por muy escandalosas que sean se terminan empacando en el cajón de los recuerdos.

Con este argumento no estoy diciendo que el caso anterior sea el origen de la espiral de violencia y corrupción que vivimos, pero es sin duda una muestra ilustrativa.


Veamos otro ejemplo concreto: para las nuevas generaciones el retrato que está arriba es de un perfecto desconocido, pero fue el principal implicado de la mayor estafa del sistema financiero del siglo pasado, en el año de 1997. Roberto Mathies Hill era un líder empresarial, político y deportivo, pero hoy es casi un fantasma, se le imputó un fraude financiero de más de 1250 millones de colones, el equivalente aproximado a 143 millones de dólares. El caso INSEPRO – FINSEPRO levantó polvo en sus días pero con el pasar de los meses y los años finalmente los involucrados salieron libres.

La verdad: es que a finales del siglo pasado hubo un desfalco en la banca tan descarado que era imposible ocultar, en el cual muchas personas perdieron parte de los ahorros de sus vidas, principalmente pensionados que depositaron su dinero para que generara mayores intereses confiando en la institucionalidad de la superintendencia financiera, la cual se vio involucrada en corrupción también. El Estado había fracasado una y otra vez más.

En este caso en particular la administración del presidente Calderón Sol y la Asamblea Legislativa en turno aprobaron un fondo de 700 millones de colones a través de BCR (Banco Central de Reserva) en el cual el Estado taparía parte del “hoyo” financiero, pagando un poco más del 60% a los afectados o estafados, pero hasta en ese proceso hubo injusticias, a unos les pagaron el 100 % y a otros nada. Dicho dinero venía del FOSAFFI, es decir, fondos de los contribuyentes y de los recién privatizados servicios públicos, las ventas de los patrimonios del Estado, en otras palabras taparon un agujero para dejar otro abierto.

La memoria: quizá en este caso jamás se recupere pues el BCR tenía la “política” de destruir sus archivos y memorandos técnicos hasta el 2009, por lo tanto, de no ser por las publicaciones de los periódicos y los testimonios de los afectados este fraude, también hasta mentira podría ser. Publicación del periódico digital el faro 14 de noviembre de 2010.

La historia: le dice a los salvadoreños que robar una gallina y un monedero es lo mismo que apropiarse ilícitamente de más de 100 millones de dólares, es igual la pena en la cárcel, todo depende de cuánto disponga para pagar abogados y a un sistema jurídico defectuoso.

Me pregunto: además de todas las historias que cada quien pudiera agregar a esta temática, cabe la interrogante: ¿estaremos los ciudadanos interesados en conocer “la verdad”? Las respuestas podrían ser variadas, pero para evitar la frustración creo que parte del inconsciente colectivo nos lleva a una salida categórica que es: mejor olvidar.





Veamos otro caso emblemático: En la gráfica que aquí vemos está el retrato de Rosabel sosteniendo la única foto que tiene de sus progenitores, ambos fueron asesinados y desaparecidos durante la guerra civil por el ejército salvadoreño, nos cuenta que tenía once años cuando llegó la Guardia Nacional a su casa a arrestarlos sin ninguna orden de captura; nunca más los volvió a ver y quedaron en orfandad ella y sus cinco hermanos. Rosabel aun los lleva en su memoria así como carga siempre la foto en su cartera.

De ahí en adelante los siguientes años fueron un calvario, hasta que llegó a la mayoría de edad logró sobreponerse al golpe sicológico que eso significó, ahora está a punto de publicar un libro donde narra toda su historia.

La historia de más de 100 mil personas que perdieron no solo a sus familiares, sino la dignidad y la libertad, por la represión arbitraria que ejercía el gobierno al margen de la ley y los derechos humanos.

La verdad: es que mucha gente vio como ambos bandos en disputa cometieron crímenes atroces, crímenes de lesa humanidad,  y que hoy en día los responsables no guardan prisión ni castigo alguno por una ley de amnistía que fue emitida al finalizar la guerra, la cual es amoral e injusta, pues en pro de la reconciliación quedaron libres un sin número de asesinos que actualmente figuran, incluso, en la vida pública.

¿Qué explicación o disculpas se le podría dar a Rosabel si hoy en día ve figurar como políticos a los responsables de dar la orden de ejecutar a sus padres?, ¿acaso creemos que un monumento donde estén gravados los nombres de su padre y madre es suficiente para hacer justicia?, creo que no, justicia sería más bien derogar la amnistía y que el peso de la ley caiga sobre todos los señalados. Sigo insistiendo, aun estamos a tiempo de hacer lo correcto.

Mientras tanto seguimos perdiendo nuestro carácter como pueblo, la sociedad sin justicia es débil, no existe una corresponsabilidad entre el Estado y los ciudadanos, podría seguir extendiéndome más en el discernimiento pero mejor veamos otro caso.



David y su madre María Rosa se reencuentran después de 28 años de haberse separado.

Su historia es que en 1984 durante el conflicto su padre fue desaparecido y su madre era catequista, entonces un día mientras ella estaba ausente llegó un supuesto abogado y habló con los otros miembros de la familia, aduciendo que tenía información que el ejército llegaría a masacrar su caserío y que por consiguiente le dieran al niño (David) de un año de edad para protegerlo y darle una mejor vida, así podrían salvarse.

El tal abogado definitivamente tenía información certera del ejército pues sabía fechas y nombres por eso fue convincente, pero con el tiempo resultó implicado en una red de tráfico de infantes durante el conflicto civil de la década de los 80.

La Verdad: es que paralelo a los “intereses” de los ejércitos hay mafias que se nutren de las irregularidades que conllevaba la guerra, estas faltas no prescriben ante la ley por eso el interés en ocultar la verdad hoy en día, pues esto nos llevaría inexorablemente a la justicia y a la condena de algunos personajes que aun figuran en la vida pública... para variar.



La memoria: Pro Búsqueda una organización no gubernamental ha resuelto más de 422 casos como el  anterior, pero aun así tiene una tarea titánica pues cada caso resuelto conlleva culpables, los cuales merecen condenas y al parecer la actual Fiscalía General de la República es la menos interesada en llevar al banquillo a las personas investigadas.

Según palabras de Eduardo García director de dicha ONG, el principal obstáculo para la búsqueda de la verdad y la justicia son las mismas instituciones del Estado, pero reconoce que desde que hubo una alternancia del poder ejecutivo en el año 2009 se observa mayor accesibilidad al tema de la recuperación de la memoria histórica por parte del gobierno y sus instituciones en general.

Se está tratando actualmente de crear una ley que legisle la búsqueda de menores desaparecidos; sin embargo, afirma tajantemente que el órgano judicial como tercer poder del Estado está al margen de la tendencia, según palabras de García específicamente señala a la Fiscalía General de la República como una institución insolidaria con las víctimas, pues dicho órgano tienen como mandato constitucional perseguir este tipo de delitos y no lo hacen.

Prueba de ello es que muchos casos se ganan a través de fallos internacionales y no por los oficios de las leyes salvadoreñas. Ver sentencia de la Corte Interamericana de las Derechos Humanos, caso masacre de El Mozote versus El Salvador.

El director de Pro Búsqueda nos dice: “…una sociedad se reconstruye a si misma cuando forja su historia, cuando se estudian ciertos hechos abominables y se impide con ese conocimiento que se vuelvan a repetir, este es un proceso educativo”.

Cuando le preguntamos que nos de su opinión ante la interrogante: ¿Qué necesitamos los ciudadanos hacer para procurar que los crímenes de lesa humanidad sean develados y que salgan a la luz los responsables?, él es categórico al responder: “debemos exigir el cumplimiento de la carta magna (la Constitución de la República) y debemos exigir como electores mayor calidad en el parlamento, para cuando elijan al Fiscal (de la República) lo hagan con responsabilidad y que no nombren como siempre al menos malo de los candidatos, y el que sea electo investigue como debería de ser, para que se publique la verdad que todos tenemos derecho a conocer”.

Felix Meléndez jefe de comunicaciones de Pro Búsqueda nos insiste que es importante quitarnos el velo de las tendencias ideológicas, pues el secuestro y el rapto especialmente de los menores de edad genera un golpe fuerte a toda persona, y habría que dejar de ser humano para no solidarizamos con los afectados, independientemente el credo político, pues los criminales y bandas organizadas no hacen distinciones, ni en la época de la guerra civil ni en la actualidad.

En conclusión

La memoria: la poseemos todos pues no somos tontos, es más, tenemos claro que a lo largo de la historia siempre nos tratan de ocultar la verdad.

La verdad de la problemática de violencia social que vivimos es que las instituciones del Estado tienen los suficientes aparatos de inteligencia para conocerla al detalle y la suficiente fuerza para contenerla, pero no lo hacen porque no les conviene, una guerra como la que vivimos actualmente, así como cualquier enfrentamiento a gran escala, genera flujos de riqueza para algunos y dolor para otros, entonces por lógica los beneficiados son los que no quieren que las cosas cambien.



La historia: nos dice que tenemos que romper de una vez por todas el ciclo en el que hemos vivido desde la época colonial, quinientos años de injusticias son demasiados para que no nos demos cuenta adonde está el principal problema que tenemos, el cual no es político, tampoco económico y mucho menos social, los anteriores mencionados como cualquier país los tenemos pero el principal problema es cultural, pues la herencia que recibimos y que dejamos a las nuevas generaciones es corrupta y amoral, nuestros líderes independientemente sean de una facción u otra, están acostumbrados a mentirnos a ocultarnos la historia y a hacer de la cosa pública su propio patrimonio.

La historia que tenemos está plagada de injusticias porque en pro de “la causa” olvidamos a corto plazo como nos engañan frente a nuestras narices, y lo permitimos porque creemos en las expectativas que nos dicen, que llevan promesas de esperanzas y cambios, los cuales nunca llegan porque hay líderes que están hundidos hasta la cintura en un laberinto de omisiones.

Por lo tanto, exijamos la verdad buena o mala, tal como es, luego aclaremos los hechos como sucedieron en realidad para hacer justicia, creando precedentes memorables para no olvidar y hagamos de la historia una experiencia que nos sirva para dignificarnos como personas y como pueblo, solo así construiremos un mejor futuro y una paz duradera. 

Estudios previos a la obra 
"Alicia en el País de las Maravillas" 







19/10/15

Derecha revolucionaria

Derecha revolucionaria

El sueño de cualquier activista salvadoreño de corte liberal es hoy en día subirse a una tarima en la plaza pública y llamar a la contra-revolución, dar un discurso encendido y convocar a la insurrección, que la prensa internacional cubriera el acontecimiento y marchar en una manifestación de protesta de por lo menos de quince cuadras, llegar al palacio legislativo y acampar por más de diez días en el parqueo de los diputados hasta deponer el estatus quo de la izquierda salvadoreña.

Al menos en El Salvador estamos lejos de esa situación, no porque la política de izquierda sea inmaculada y sean sus interlocutores los niños cantores de Viena; no, no puede haber una “primavera guanaca” por las razones que a continuación detallamos.

Primer punto neurálgico es que el partido ARENA, la oposición, u otras fuerzas de la sociedad no tienen la base social para hacer una protesta de tal magnitud. La organización de masas es un hábito que no cultivaron a lo largo de los años los partidos de derecha, es decir, la acción de reivindicar los derechos civiles es parte de una cultura democrática y es una conducta colectiva.

Mientras la derecha ostentaba el poder formal durante todo el siglo XX y la primera década de este siglo, toda forma organizativa que señalara los abusos de los gobiernos en turno eran prejuiciados como un resentimiento social, protestar por algo era indigno de un buen patriota, pues la institucionalidad de la república sí funcionaba.

El resultado fue que la juventud, y los hijos de sus hijos, con una base potencial ideológica liberal no tienen el hábito de salir a la calle a mostrar su inconformidad. Para ellos esos son actos de “revoltosos”, “facinerosos”, anti democráticos, es más… no saben cómo hacerlo, ni cómo conducirse en los eventos si acaso asisten.

Publicado el 6 sept. 2015. El pasado 5 de septiembre, la iniciativa de derecha conocida como Movimiento 300 convocó a una marcha exigiendo la creación de la versión salvadoreña de la Comisión Internacional contra la Impunidad que se ha puesto en marcha en Guatemala, la cual a señalado a Otto Perez Molina como responsable de actos de corrupción.

Para darles un ejemplo concreto, la juventud derechista a nivel general no sabe ni puede interpretar el significado de una organización estudiantil, creen que la rigurosidad de lo establecido no permite cuestionar la verticalidad de sus autoridades educativas, lo que el decanato manda es un dogma incuestionable y el bachiller no tiene por qué inmiscuirse en su proceso de formación profesional.

Actualmente están pagando con creces tantos años, décadas, y porque no decirlo siglos, de represión implacable a tanto ciudadano que por el simple hecho de levantar la voz para procurar mejorar la salud pública, educación universal, o bien, el sencillo deseo de exigir el cumplimiento de los primeros artículos de la Constitución de la República; quien lo hacía era reprimido brutalmente, terminando muerto, desaparecido o encerrado en alguna mazmorra clandestina. Después de los acuerdos de paz cuando ya no podían hacer eso, el inconforme era conducido a la espiral del silencio y desaprobado por el prejuicio mediático.

Ahora pregunto, sin el afán de querer dañar alguna susceptibilidad, en qué escenario real pudiéramos vislumbrar (siquiera) a unos 10 mil estudiantes de la Universidad Matías Delgado marchar desde su campus en clara protesta por los excesos de los gobiernos de izquierda; o bien, viéramos desplegarse a una sociedad civil harta de tanta corrupción haciendo una concentración multitudinaria de días y semanas de duración, donde las madres de familia dejen a sus hijos por un mejor futuro, donde los hombres les expliquen a sus mujeres que tienen que arriesgarse para heredarles a sus hijos un futuro más justo.

Las actividades de protesta que la derecha promueve han resultado ser un fracaso, no agitan a las masas, no porque no tengan razón de ser, ni por que el actual gobierno sea la perfección divina. No, no tienen eco porque la organización y la protesta es un hábito que no tienen, es un valor cívico del cual carecen, es un derecho civil que los ciudadanos tenemos y que no ejercen porque no lo terminan de entender.

Pronunciarnos libremente a lo que no nos parece es hacer valer la democracia ciudadana nada mas, algo que es distante del concepto implantado a lo largo de nuestra historia, que es concebir a la organización civil-gremial como exclusiva del socialismo y el comunismo.

Primavera centroamericana

Ji, ji, ji…. Este es un humilde blog no un artículo de esos sesudos analíticos, así que me permito uno que otro término onomatopéyico, y la risa… siempre la he considerado parte de la expresividad comunicativa.

En Túnez en el año de 2010 un vendedor de frutas se inmoló frente al ayuntamiento de Sidi Bouzid una pequeña ciudad en el centro de este país del norte de África, ese acto despertó la indignación del pueblo, teniendo en cuenta que al joven vendedor y estudiante a la vez, le habían incautado la mercadería que vendía, bajo un complejo y corrupto sistema burocrático.

Finalmente la señalada autocracia ejercida por el Estado dirigido por Zine El Abidine Ben Ali fue la que terminó derrumbándose, él había ostentado el poder desde 1987 y su sistema de gobierno de represión y mordaza colapsó por las constantes y generalizadas formas de abuso civil, y además, el régimen no pudo hacer frente a las nuevas tecnologías, teléfonos inteligentes y redes sociales.

Luego sucedió la historia que todos conocemos: en Egipto se reprodujeron hechos similares y posteriormente en Libia también, la caída y muerte del líder incuestionable Muamar el Gadafi dejó boca abierta a la opinión pública mundial.


No me gustaría ponerme a defender a uno u otro, el objeto del análisis no es discernir ideologías, si no, es ver lo vulnerable que podría ser un país, lo frágil que se convierte un Estado al abusar por décadas del poder que se le otorga, un gobierno podría llegar a ser nada más que un techo de cristal para los intereses externos, intereses de terceros, cuartos y quintos; en otras palabras, al albedrío de organismos de inteligencia de otros país, por eso es importante el análisis internacional de nuestra realidad. 



Un Estado o gobierno siempre está relacionado en el concierto global y regional. Los intereses de las súper potencias y de los países emergentes son cambiantes, e incluso, coyunturales. Cuando un Estado ejerce la gobernabilidad por medio de la opresión, y la sociedad está harta de ese modo de hacer política, donde no hay esperanza de mejorar las condiciones de vida; entonces, bueno… pasará lo que sucedió en Guatemala, Túnez, Egipto o Libia.

Un escenario de estos podría ser muy bien montado en el caso salvadoreño: los medios comunicativos están disponibles, hay canales alternativos de toda índole y las redes sociales se robustecen en una curva ascendente día a día; sin embargo, no veo a Estados Unidos interesado en deponer al gobierno de izquierda del Profesor Sánchez Cerén, no se dibuja ese escenario para el caso salvadoreño, al menos en la administración de Barak Obama. Pero esto podría cambiar a mediano plazo, y de igual forma la posición de Venezuela también podría variar en los próximos dos y tres años. La geopolítica como antes hemos visto puede ser voluble y El Salvador podría ser víctima una vez más de estas mareas, por lo tanto hay que estar pendiente del ajedrez político, pues si algo hemos aprendido los salvadoreños a lo largo de la historia es que: “todo es posible”.


Finalmente hay algo que la CIA debe de sortear para deponer al gobierno del FMLN por esa vía, si acaso lo quisieran hacer: al menos en San Salvador la juventud de oposición no tiene hábito de protesta civil, apenas duran una tarde, y si llueve no van, no digamos si se excede la protesta varios días; (ji,ji,ji) así como dice un buen amigo: saque el lector su conclusión.

Mi reflexión es sencilla: mientras sigamos viéndonos como enemigos viscerales entre hermanos, entre compatriotas, usando las lentejuelas del bueno y del malo, estaremos dando palos de ciego, alejándonos cada vez más de la ruta del desarrollo.


http://www.amazon.com/dp/B0141S314S



23/8/15

Revolución cultural

Revolución cultural

Estoy convencido que el origen de la compleja problemática que vivimos no es política, no es económica, no depende de los poderes internacionales, incluso no es el narcotráfico; tenemos dificultades serias de los indicadores antes mencionados, no lo negamos, pero el inicio del problema que vivimos es cultural, y después que solucionemos eso encontraremos de ahí en adelante una ruta integral hacia mejores estadíos.

La cultura es el legado que dejamos a las nuevas generaciones; como el hacer pupusas, como el baile del carbonero, jugar capirucho, hablar de la sihuanaba y el cipitio, llamar a los muchachos “cipotes”; sin embargo, cultura es también nuestro producto interno bruto, y de igual forma se refleja en el comportamiento entre nosotros mismos, es decir, en los patrones conductuales de la gente en general.

Por qué es cultural

Nos dicen que somos un país pobre porque no producimos petróleo, cobre, hierro u oro. Tenemos dos partidos que responden a un concierto internacional y a corporaciones globales, izquierda y derecha, capitalista o socialista.

Nos han inculcado que nuestra ideología es la correcta y los otros que no piensan igual están equivocados, y por eso los vamos a denigrar, insultar, combatir o ignorar. La mitad más uno gana las elecciones y gobierna, mientras la otra mitad menos uno se declara en rebeldía, haciendo hasta lo inimaginable con tal de derrotar al "enemigo" en la siguiente "batalla" electoral.

A eso le llamamos democracia, y mientras jugamos al estira y encoje los verdaderos dueños del poder se ríen (se carcajean) y se esconden sin mostrar su auténtico rostro, pues así como está la situación actualmente les va bien, les conviene.



El estudio es parte fundamental del desarrollo pero si se hace en condiciones desfavorables, éste no será óptimo ni para el individuo ni para la sociedad. (ver galeria "Nuestra gente y la pobreza")


Sin exagerar, hay más de mil formas de definir cultura, pero todas nos llevan al sentido clásico de la palabra que es: el legado o herencia, patrimonio intangible y físico que recibimos de nuestros anteriores, y del cual hacemos uso como sociedad para lograr el desarrollo constante, o bien a la inversa, deteriorando poco a poco el entorno hasta vivir en un Estado fallido.

Entonces imaginemos a El Salvador, Honduras y Guatemala sin tráfico de influencias, sin corruptos, sin polarización social; sin confrontaciones intestinas entre conservadores, liberales y socialistas.

Los engaños y las estratagemas oscuras de los grupos de poder siempre existirán en el pasado, presente y futuro, pero si la gente está clara de sus valores nacionales y del bien común, estaremos blindando nuestros patrones culturales hacia una ruta más humana, más madura; a eso le llamaría el salto que tanto necesitamos para lograr el bienestar social, económico y político.

Si eso fuese posible no dudo que la riqueza la encontraríamos, no en el petróleo barato ni en la búsqueda de otros minerales, sino, en los servicios, en el valor del trabajo especializado (técnico o profesional), por ser una región con gente laboriosa y emprendedora; no existiría la fuga de cerebros y crearíamos de la juventud verdaderos ejércitos de exportadores. 

Dependiéramos menos de los insumos que no producimos y el multiculturalismo lo valoraríamos no lo denigraríamos como a veces lo hacemos.


Obra del pintor Renacho Melgar  VER GALERÍA DE OBRAS DE RENACHO MELGAR

Romper la espiral 

Estoy seguro que si rompemos los esquemas conductuales que nos han inculcado, la inclusión no sería una palabra maliciosa, sino más bien un hábito, una costumbre y por tradición buscáramos juntos, como salvadoreños o centroamericanos, el desarrollo y el bienestar común: originarios, mestizos, ladinos, zambos, negros, orientales e hidalgos.

Los malos no son los que piensan ideológicamente en contra de nosotros, sino, el enemigo es el que comete peculado contra los patrimonios y bienes públicos, el que se aprovecha de su cargo para traficar influencias, los que nos acostumbramos a vivir en un constante Estado de corrupción, los que al recoger un teléfono perdido en vez de averiguar quién es el propietario sencillamente nos lo apropiamos.

Por eso opino: necesitamos de carácter urgente una REVOLUCIóN CULTURAL, y la necesitamos ya, para dejar a las futuras generaciones un mejor país o región



22/8/15

Franklin Viento

Franklin Viento

No lo dudo, fueron mis primeros recuerdos, tenía quizá cuatro años y mi hermano mayor me golpeaba, el “bulling” era normal a mediados de los años setenta; pero llegó Franklin y con su guitarra trataba de apaciguar tal injusticia, tocaba su lira acústica; y yo le veía y sollozaba.

Mientras frotaba sus dedos entre las cuerdas yo abría los ojos y sonreía. Que lujo, era Franklin Quezada tocando y cantando en un recital sólo para mí.

Ahora tengo ya casi cuarenta y cinco años; y Franklin no sé cuantos, pero cuando  llega a mi estudio, mi estimado amigo, siento como si fuese ayer, rememoro ese mismo cariño que uno puede sentir por un amigo del alma, ese sentimiento que nos reencuentra con nuestra historia.

Era niño, viví cerca  de la universidad al igual que Franklin, éramos vecinos, pero de pronto llegaron los años ochenta y asesinaron a Arnulfo Romero y la familia Quezada desapareció, y solo escuchaba a los adultos decir que todos ellos habían sido capturados.

Mis memorias de Franklin las eché al gabinete de las tristezas, como muchos recuerdos que tengo de la guerra, y de pronto con la década siguiente llegó la firma de los acuerdos “de paz”, mientras vivía el existencialismo de la pura juventud.

De pronto, sin que ni para qué, vi en una esquina a Franklin caminando, comprando pan… ¡estaba vivo!  Lo creí muerto según los decires de los vecinos, cuando lo reconocí lo abrasé y pensé que después de todo la esperanza y los más intrínsecos anhelos seguían activos, por eso escribí esto para vos mí estimado hermano del alma:



PD: la novela Ojo de Venado hubiese sido imposible de hacer sin la inspiración y sin el apoyo técnico editorial de Franklin, nuevamente gracias mi amigo por continuar dándome más alegrías.




23/6/15

Manifiesto de los Ciclistas Salvadoreños

Manifiesto de los Ciclistas Salvadoreños

A la sociedad civil y política

1-                Somos ciclistas pero también somos ciudadanos y el hecho que usemos una bicicleta en vez de un auto no nos hace menos o más que un automovilista.  Por lo tanto, apelamos a nuestro derecho y deber de viabilidad, es decir, a gozar de seguridad en las calles y a cumplir las reglas de transito que con ello respecta.

2-                El ciclismo es un medio de transporte, un entretenimiento y un deporte; pero también es amigable con el medio ambiente, es una práctica ecológica; y contribuye a su vez a la medicina preventiva, tanto física como mental, por lo tanto el gasto público en salud es menor en la medida que fomentemos el uso de la bicicleta.

3-                La masificación del ciclismo es desarrollo porque en la medida que más personas se transportan en bicicleta el país consume menos petróleo, energético que no producimos.

4-                La proliferación del uso de las bicicletas es también fuente de empleo de muchos emprendedores que hacen a través del ciclismo ingresos significativos; talleres mecánicos y comerciantes de ropa deportiva y suministros, entre otras actividades.

5-                No nos oponemos a que el ciclismo sea un deporte competitivo, es más, debe de apoyarse y equiparse de mejor manera la federación de ciclismo a través del INDES.

Por lo tanto pedimos:

A-                Que se estimule el ciclismo en los centros educativos y laborales a través de leyes.

B-                Que se institucionalice el fomento del ciclismo más allá de una federación deportiva, con el fin de darle soporte y seguridad al movimiento ciudadano que representamos.

C-                Que se realicen obras de infraestructura como carriles de bicis y aparcamientos en lugares idóneos para facilitar la práctica.

D-               Que los sistemas de transporte como el SITRAMSS consideren el uso de la bicicleta como complementario e integral.




Ciclistas somos todas las personas y ciudadanos que creemos que al desarrollo hay que ponerle ruedas y pedales.