29/8/18

Marx ha Vuelto, una breve crítica

Marx ha Vuelto, una breve crítica

Fui el hace unos días a la Gran Sala del Teatro Nacional de San Salvador a ver la obra “Marx ha Vuelto” basada en el libro “Marx en el Soho” de Howard Zinn quien fue un historiador, politólogo y dramaturgo estadounidense fallecido en 2010; sin embargo, en las tablas salvadoreñas es adaptada y puesta en escena por Leandro Sánchez Arauz, que en mi modesta opinión, es uno de los mejores actores de este país.

Marx ha vuelto de ultratumba y se topa con el día a día de esta república centroamericana, lee los tabloides y verifica que no regresó a Londres ni a París, ni mucho menos a Berlín. Sí, llegó a San Salvador una ciudad violenta y donde la gente no le gusta leer.


Marx lee el eslogan: "noticias de verdad", y asume que ha llegado a un lugar contradictorio, a lo que continúa diciendo, "bueno, si la noticia es de mentira dejaría de ser noticia"...

La obra es un monologo, y a diferencia de la mayoría de éstos, no es para nada aburrido, es divertido en todo momento, mas bien, es “travieso” en sus interpretaciones de la realidad, haciendo a lo largo del drama una excelente didáctica para la asimilación de El Capital, el tratado de la economía política, y de paso nos da una ilustración biográfica del controversial pensador.

Pero no quiero que me mal interpreten, esta adaptación escénica no es dirigida en exclusiva para quienes se denominan de pensamiento de izquierda, es una obra para gente ávida de conocimiento, y la recomendaría para entender y descubrir la dualidad del pensamiento humano, la dicotomía de la realidad, y la dialéctica en sí.

Karl Marx es un pensador que después de la caída del muro de Berlín mucha gente lo creyó caduco, pero la historia a las pocas décadas nos ha dicho que aun tiene mucho que dar, sino, veamos la crisis bursátil de hace diez años, por lo tanto, el principio del pensamiento de una política económica solidaria siempre será válido.

Las malas interpretaciones de El Capital por parte de autócratas y las dictaduras (de izquierda o derecha) hacen que se satanicen sus oraciones; por eso estoy seguro que quienes citan sus frases más famosas como “...la religión es el opio de los pueblos”, en realidad no han leído ni la octava parte de El Capital, y mucho menos han visto la puesta en escena de “Marx ha Vuelto” de Leandro Sánchez Arauz; también a ellos les recomiendo ir.

Sentados con Leandro, tomándonos unas cinco cervezas frente a un lupanar de San Salvador bajo la lluvia de estos inviernos tropicales, me contaba el actor que está por cerrar el ciclo de presentaciones de esta obra, por eso fui a verla y a escucharla otra vez, para refrescar mis conocimientos, sin el tedio de leer los contextos bibliográficos del socialismo utópico francés, la revolución industrial inglesa, ni el movimiento obrero alemán del siglo antepasado, lecturas necesarias para entender el marxismo.

Leandro ha presentado esta obra en diez países (Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, once provincias Argentinas, Uruguay, Chile, Paraguay y por supuesto El Salvador), y la han visto 23,224 personas, por lo tanto, difrutarla en la Gran Sala del Teatro Nacional de San Salvador con su acústica casi perfecta fue en realidad un verdadero agasajo para una atardiada cultural a pleno invierno, bajo la lluvia que cesaba y se venía de nuevo, una y otra vez más.

Si fuera el director de televisión educativa dejaría inmortalizada esta adaptación de la obra de Howard Zinn “Marx en el Soho”, la cual podemos encontrar en youtube; lo haría porque la escenificación tropical que hace Leandro además de ser entretenida y divertida, es educativa, y sobre todo apta para mentes lozanas.

En pocas palabras, si no la has visto debes hacerlo, ojo, este será el último fin de semana que será exhibida. Las entradas del viernes están agotadas.

16/8/18

Tacuscalco frente a la extinción

Tacuscalco frente a la extinción

Es una lástima… y en verdad digo estas palabras con profunda tristeza y rabia a la vez; el sitio arqueológico de Tacuscalco será destruido al menos que lo salve un veto presidencial.

La historia se repite una y otra vez. Los pueblos originarios del territorio de Cuscatlán, lo que hoy en día es El Salvador, son despojados de todas sus pertenencias tangibles e intangibles.


Primero los invasores españoles roban sus mejores tierras en el proceso que conocemos como “la conquista”; luego la clase criolla por medio de las reformas liberales del siglo antepasado les arrebatan, después de la independencia, otra buena parte de sus territorios; y ahora, no sólo bastó dejarlos en extrema pobreza, sino, que son humillados con la destrucción del sitio sagrado de Tacuscalco, lugar datado de más de 2000 años de antigüedad.

Permítanme entonces contarles la historia en retrospectiva, una historia de traición y demagogia hacia el pueblo que habitó estas tierras a lo largo de las centurias pasadas. La historia de Tacuscalco es la misma del asesinato del legado cultural que debería identificarnos como nación, la extinción de Tacuscalco es la pérdida irreversible de nuestra pertenencia social.

La Asamblea Legislativa votó el pasado viernes 10 de agosto para modificar la actual ley de protección del patrimonio cultural y poder continuar con tecnicismos legales con el proyecto urbanístico sobre el sitio arqueológico de Tacuscalco, aun cuando la comunidad académica (arqueólogos y antropólogos) y organizaciones de pueblos originarios, así como otros sectores de la sociedad civil se oponen por un sentido común de nacionalismo para defender el legado cultural.

Los ex, coronel Antonio Armendáriz y general Mauricio Ernesto Vargas, ahora diputados fueron los que encabezaron dicha iniciativa legislativa, jugando su macabro papel en la historia, así como lo fueron en su momento los generales tlaxtaltecas que acompañaron a los invasores españoles a usurpar estos territorios, (los tlaxtaltecas es el mismo pueblo al que pertenecía la famosa “Malinche”), estos fueron los que prestaron logística a la armada peninsular; de igual forma como en el pasado los lacayos de los lacayos son quienes facilitan el robo de nuestro patrimonio cultural.

En Tacuscalco fue el sitio donde los pueblos nahua-pipiles lucharon contra Pedro de Alvarado y el ejecito español, con ayuda de miles de tlaxtaltecas, allí se libro la segunda batalla por el territorio de Cuscatlán. Lugar escogido por ser a lo largo de la historia un sitio de convergencia entre las distintas etnias de la región.

Tacuscalco significa: casa de armas. Amigos antropólogos me explican que se llamaba así porque era un lugar donde se guardaban las armas para hacer la paz, era un sitio ceremonioso donde los sacerdotes leían las estrellas, los guerreros jugaban a la pelota, un sitio de adoración de sus dioses, era un lugar de trueques, de conocimiento ancestral, y además era donde enterraban a los muertos.

Les cuento esto como periodista y escritor porque es mi deber trasmitir este conocimiento al público en general, y hacer ver que tal sitio arqueológico es tan importante en su valor cultural como lo es Tazumal, Copán o Tikal. La comunidad arqueológica me desmentiría si me equivoco.

Sin embargo, los diputados que el pasado 10 de agosto votaron por extinguir nuestra cultura no lo hacen por desconocimiento de lo anterior, no los movió la ignorancia, estoy seguro que levantaron la mano por malinchistas que son, por traidores a nuestra identidad nacional.

Pero no solo de ellos es la traición, también el gobierno de turno con algunos personajes que se hacen llamar de izquierda tiene las manos embarradas de este abominable asesinato cultural. Ahorita les cuento.

Cómo se llegó a este nivel para que una empresa constructora destruyera un sitio arqueológico denominado: de primer orden.

En resumidas la historia es esta: Según la publicación del periódico El Faro del 8 de abril del presente año, titulada “Nadie detiene los tractores de Tacuscalco”, es la empresa Salazar Romero la que está atrás de esta destrucción a través de otra llamada Fénix SA de CV, vinculadas por lazos orgánicos entre sus accionistas y abogados.

Fragmento de la publicación del periódico El Faro, 8 de abril de 2018

En cuanto a los permisos catastrales figura una tercera empresa, Chiripíos SA de CV, la cual los tramita y los “obtiene” (y lo pongo entre comillas porque eso es discutible). Los permisos de construcción fueron “otorgados” por la oficina catastral de Sonsonate (ODUAMSO), pero a la hora de construir el proyecto urbanístico es ejecutado seis años después por Fénix SA de CV, es decir, los permisos eran caducos, siendo por consiguiente inválidos.

La municipalidad de Nahuilingo, municipio donde pertenece Tacuscalco, no tomó en cuenta la caducidad de los permisos de construcción e igual dio autorización para construir.


Marvin Zepeda Concejal de la Alcaldía de Nahuilingo explica las anomalías de los supuestos permisos de construcción

Por otra parte, las autoridades medioambientales nunca emitieron un dictamen satisfactorio, pues la contaminación del río Ceniza era inminente, por lo tanto, un juzgado medioambiental dictaminó detener la obra, pero la fuerza pública nunca efectuó dicho paro.

Y para finalizar, las directrices que el departamento de arqueología del entonces SECULTURA (órgano rector de velar por la protección del patrimonio cultural), fueron irrespetadas en forma flagrante. En otras palabras, la empresa constructora nunca se interesó en el respeto al sitio arqueológico, y de igual forma ni la policía ni la fiscalía acataron el procedimiento respectivo de paro de obra.

Todo bajo las narices del gobierno del FMLN, lo que nos lleva a la pregunta: ¿Cuál es el poder que goza una empresa urbanizadora para atropellar de esa manera la institucionalidad del país? La respuesta nos la dice el artículo publicado antes citado del periódico El Faro, donde señala al vicepresidente de la república Oscar Ortiz a tener intereses con la empresa Salazar Romero, la que se vincula que está atrás de la destrucción de Tacuscalco.

Fragmento de la publicación del periódico El Faro, 8 de abril de 2018

Además organizaciones de la sociedad civil, en específico, la Unidad Ecológica Salvadoreña UNES el día 22 de abril en conferencia de prensa, emite una reveladora información donde denuncian sus directivos a dos personeros de la Presidencia de la República; el ex ministro de economía Tharsis Salomón López y el ex director de ANDA, Marcos Antonio Fortín, quienes abordaron al equipo técnico de arqueología de SECULTURA con tono intimidatorio para que dichos profesionales desistieran de continuar pronunciándose en contra de la destrucción del sitio arqueológico por parte de la empresa constructora. 

Fragmento de la conferencia de prensa brindada por la UNES el 22 de abril de 2018, tomada de la fanpage institucional de dicha ONG

Fuentes internas del Ministerio de Cultura confirman las palabras de la conferencista de la UNES, la fuente en específico pidió anonimato para evitar posibles agresiones.

El pueblo salvadoreño no es tonto y menos la sabiduría indígena, les comparto las palabras del Alcalde del Común de Izalco, Rafael Latin quien nos dice su pensar al respecto.

Rafael Latin, Alcalde del Común de Izalco

Expuesto lo anterior me veo obligado a formular las siguientes preguntas directas: primero, al Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, ¿Es usted quien gobierna este país o es una marioneta? Señor Presidente si usted sigue siendo el mandatario de los salvadoreños le exigimos un veto por inconstitucionalidad, para que Tacuscalco no sea destruido.

Segundo, al FMLN como partido: ¿Acaso siguen creyendo que la gente es tonta? ¿Acaso no les bastó la derrota electoral pasada? El hecho que la bancada legislativa votase en contra de la destrucción del patrimonio cultural, incluyendo Tacuscalco, el pasado 10 de agosto no les exime de sus responsabilidades ante los ojos de la opinión pública, porque de nada sirve rasgarse la ropa como hacían los fariseos, si el presidente no veta dicho decreto legislativo, eso sería nada más simple politiquería, y como les repito, los salvadoreños no somos tontos.

Tercera pregunta: A los partidos PCN y ARENA ¿En verdad son tan nacionalistas como dicen ser? Estoy seguro que no. Nacionalismo es la orientación política hacia el desarrollo y el mantenimiento de una identidad nacional basadas en características compartidas como la cultura, la etnia, la creencia en un ancestro común, entre otros elementos; por lo tanto, me parece que solo son una bola de oportunistas.

Y la cuarta y última pregunta: ¿Qué clase de horchata les fluye por la cara a los bisnietos de la Malinche? Esos quienes han procurado vender la identidad cultural y nacional con sobornos, amenazas, matonerías, engaños, estratagemas, omisiones y descaro a más no poder. Esos oprobios, sátrapas que han logrado con sus bajas energías la destrucción de lo que queda de Tacuscalco, asistiendo a la extinción cultural, y por ende, a la nuestra y a la de ellos mismos también.  





                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        

2/8/18

Crisis Nicaragüense, un análisis centroamericano

Crisis Nicaragüense, un análisis centroamericano

Daniel Ortega no solo perdió el control en su país, sino, amenaza en forma significativa el frágil equilibrio centroamericano. Nicaragua está en plena guerra civil y la situación ciñe en convertirse en un conflicto de escala mayor.

Más allá de cualquier postura ideológica de condena o apoyo al régimen Ortega – Murillo, me gustaría valorar la irresponsabilidad del gobierno nicaragüense hacia los pueblos vecinos.

El hecho que a plena luz del día (sin esconderse) bajo la mirada de organismos de derechos humanos, periodistas y miles de teléfonos, los grupos paramilitares accionan en forma impune al margen de la institucionalidad; convierte esta situación en un polvorín peligroso para los demás países centroamericanos.

Tanto salvadoreños, hondureños y guatemaltecos conocemos a la perfección que este tipo de grupos mutan en forma fácil a lo que conocemos como “escuadrones de la muerte”, y sabemos además que estos son una lacra que medianamente hemos superado, por lo tanto, que Daniel Ortega lo permita como método para solucionar el conflicto interno es una afrenta contra la región, siendo por lógica una clara amenaza a nuestras sociedades.

Los países del triangulo del norte centroamericano ya tenemos suficientes problemas con el fenómeno de las pandillas, ahora si incrementamos grupos paramilitares que accionen en forma descarada al margen de la ley en nuestro ambiente, estaríamos frente a una nueva descomposición social a gran escala; algo inaceptable, más aun, viniendo de un referente tan solidario con el pueblo como es Daniel Ortega y Rosario Murillo, o quizá no lo son.

Grupos parapoliciales entran a una iglesia y agreden a obispos. Fuente: agencia internacional EFE

Estoy claro que la problemática nicaragüense debe solucionarse entre nicaragüenses, y me gustaría que mis palabras no se confundan en contra ó a favor del gobierno, lo único que le pediría al régimen nicaragüense como ciudadano centroamericano es que utilice métodos apegados al Estado de derecho porque ese camino que ha escogido de utilizar mercenarios, matones, milicianos, parapolicías, o cómo los quieran llamar, nos amenaza seriamente por la cercanía y hermandad entre los pueblos centroamericanos.

Señor Ortega y señora Murillo, por favor sean responsables en sus acciones y dejen de utilizar a estos grupos facinerosos, es una política insensata y estúpida. No se necesita una bola de cristal para saber que esta receta es una bomba de tiempo tanto para ustedes dos, como para el resto de Centroamérica.

Nota: En entrevista para CNN el pasado 27 de julio, Humberto Ortega (hermano del presidente nicaragüense) afirma categórico que las leyes permiten en este país que la población civil apoye a la policía en forma voluntaria pero en acciones “preventivas”, inhabilitándoles de funciones represivas, mucho menos de portar y usar armas de restricción militar.

Artículo anterior
Trump, la involución humana


1/8/18

Trump, la involución humana


Trump, la involución humana

Desde que lo vi en la palestra política me pareció un tipo tan peligroso como un militar en el poder, es un personaje impredecible.

Donald Trump es una catarata de pasiones, hay gente que lo quiere con desdén y otros lo odian. Hay quienes lo glorifican como salvador y otros lo califican como “payaso de circo”. En lo personal me mantengo al margen pues no soy ciudadano estadounidense, por lo tanto no voto por él, soy nada más un aprendiz de escritor.

Les quisiera hacer un pequeño recuento de la historia estadounidense desde este lado del mundo, Centroamérica. En el siglo antepasado bajo la presidencia de un señor llamado James Monroe se acuñó la consigna “América para los americanos”, con el objeto de decirle al mundo, en especial a los europeos, que Latinoamérica sería desde entonces su patio, aclarando el mensaje: no más colonialismo del viejo mundo, desde ahí América le pertenecía sólo a los EEUU.

No les voy a contar el resto de la historia (la cual está más que escrita) pero si haré ver que hubo un periodo que cada presidente de EEUU que llegaba a la Casa Blanca hacía crecer el territorio de la Unión Americana, fue de esta manera que se expandieron hasta el Océano Pacífico, a las islas del mar Caribe, a Oceanía, a las fronteras con Rusia, e incluso, invadieron en varias ocasiones este istmo llamado Centroamérica; en ese afán desplazaron a pueblos originarios, a mexicanos, a criollos, a españoles y asiáticos.

Para no hacerles largo el escrito, EEUU fue la potencia indiscutible después de ser la vencedora de las dos grandes guerras mundiales, y a mediados del siglo pasado se convirtió en el país con mayor poder político y militar sobre la faz de la tierra, llegaron a ser los primeros en obtener la bomba nuclear, luego de la década de los 80 doblegaron a sus más acérrimos enemigos, la Unión Soviética.

Estados Unidos es grande y poderoso, es la potencia incuestionable; sin embargo, en un momento dado le hacía falta algo para que su gloria fuese duradera, y lo supo, inequívoco, un presidente estadounidense llamado John Kennedy, tal elemento era: dar un paso de excelencia en el tema de los derechos civiles.

Los ciudadanos afro-estadounidenses aun sufrían segregación después de la segunda guerra mundial. Recordemos que después de todo fueron colonizados por Inglaterra, siendo la cultura anglosajona una de las más racistas de toda la historia humana.

Desde las reformas introducidas por Kennedy y su visión de convertir a EEUU en un país de futuro, es un hecho que la sociedad norteamericana dio pasos certeros para ser un faro mundial de tolerancia y humanismo.

En la actualidad podemos decir, a nivel conceptual, que su cultura es ejemplar y su civilización es guía a seguir para la libertad de los pueblos oprimidos, siendo los paladines de la democracia global, convirtiéndose, entre otras cosas en los policías del mundo.

Hasta aquí todo va bien, el problema de EEUU es que esa imagen era nada mas del diente al labio, en especial cuando se trata de apoyar y subvencionar dictaduras, o bien, “aliados políticos”.

Por otro lado en las últimas décadas surgen potencias emergentes, países que dejaron de ser sus satélites geo-políticos para luego convertirse a los pocos años en rivales, tanto militares como económicos, entonces ahora en el siglo XXI la sociedad estadounidense de una generación a otra se ve a sí misma como el otrora imperio hegemónico mundial, en donde el ego nacional se ve mermado en forma significativa.

Bajo este escenario emerge de pronto un vil oportunista, un zorro del mercadeo, un aprovechado de las grietas de la democracia y la buena voluntad, un megalómano, un carroñero de los negocios; un personaje sacado de los guiones más patéticos que pudiesen parir los “reality show”. La peor expresión de la subcultura global; ese es Donald Trump.


Él reinventa la frase “América para los americanos”, convirtiéndola en: “América volverá a ser grande otra vez”, como si EEUU hubiese dejado de serlo.

La Unión de Estados Americanos es un país de medios de comunicación libres y de opiniones volubles, pero como he vivido en esa sociedad puedo decir con propiedad que es a su vez un país de gente noble y emprendedora, que en su mayoría es buena y solidaria. Con esta afirmación no niego que existe escoria en todo nivel, sin embargo, en la balanza se ven favorecidos con la justicia social (aun en desarrollo).

En conclusión, no me cabe duda que Trump es un dictador en potencia en una sociedad que tiene el reto de permitírselo, o no; es un personaje que representa las secuelas de una sociedad racista. Es la involución de una civilización exitosa que ha marcado un rumbo mundial. Es un torpe bocón que inventa sandeces como decir que los centroamericanos somos sus enemigos y que representamos una amenaza para la seguridad de tan excelso país.

Es un terrorista ofensivo que infringe miedo a madres indefensas que intentan cruzar la frontera e inventa enemigos ficticios con tal de justificar su razón de ser, usa técnicas intimidatorias tan viles como las de Hitler y otros sátrapas de la historia.

Pero bueno… después de todo como les repito no voto a favor ni en contra de él, solo opino desde este lado del mundo donde se nota a distancia su bajeza moral e intelectual, marcando un retroceso de lo que EEUU y el mundo civilizado es.

Siguiente artículo