4/2/18

Mentiras verdaderas en redes sociales

Mentiras verdaderas en redes sociales

Estamos en la recta final de las elecciones municipales y legislativas, con énfasis que al año siguiente serán las presidenciales, eso le da un toque especial no sólo a la política local salvadoreña, sino, a la mass-media y en específico a las redes sociales.

Se eligen a través del voto directo 84 curules y 262 sillas edilicias, con 10 partidos participantes, lo que hace un total de más de 1,500 candidaturas y todas ellas queriendo expresar su discurso político. El internet y las redes sociales se convierten entonces en una plataforma cada vez más usada por la clase política.

Por otra parte, las redes sociales avanzan aligeradas, y hay cada vez más usuarios en una curva ascendente que sobrepasa el 50 % de la población en general. Y a esto le agregamos que los campos pagados de Don Facebook, Don Twitter y compañía, son menos costosos que los tradicionales medios comunicativos, como: la radio, televisión, vallas, periódicos impresos y otro tipo de rotulaciones.


Curva ascendente del uso de Facebook en El Salvador, 2016.

Por eso no es de extrañarse la constante mutación de la forma de emitir mensajes políticos en redes sociales, que van desde lo institucional a lo ilegal, pasando por el bulling cibernético, la falta de ética comunicativa y la proliferación desmedida de los troles llegando a ser hasta ilustrados.

En la actualidad la forma más utilizada para mentir y crear falsos escenarios a favor de un determinado político, llámese: fulano, mengano o perengano; es crear su propio medio de comunicación digital (por lo general revista), en el cual el equipo trol inventa o exagera, o bien, tergiversa un titular y nota periodística con el objeto expreso de manipular a cierta tendencia la opinión pública.



A continuación les comparto una serie de “tips” para detectar en forma fácil estos casos, convirtiéndonos en receptores más selectivos del discurso político, en especial previo a los comicios electorales:

1- En nuestra idiosincrasia debemos desconfiar de todo material periodístico, y afinar más nuestro filtro en la medida que se acercan las elecciones.
2- Al leer “la noticia” observa bien qué medio de comunicación emite la publicación, si la nota no está calzada, es decir, no tiene nombre quien redacta, es signo de que lo que estás leyendo es falso.
3- Si el medio de comunicación no tiene directorio, ¡cuidado! la información es un timo. Directorio de un medio de comunicación es: nombre y apellido del director, editor y equipo de redactores. Dirección física y teléfono del medio.
4- Si el “El Periódico Trol” tiene buen diseño gráfico, fotografía y ortografía aceptable, eso, no es factor determinante para ser confiable; incluso, hay unos que tienen publicidad, ofertando campos pagados, eso no los convierte en medios serios.
5- La diferencia entre la verdad y la mentira es el uso de fuentes (referencias que implica la veracidad de la información), e igual de importante es: quién emite la noticia, es decir, rostro nombre y apellido del escritor, youtuber, bloguero, fotógrafo, diseñador gráfico, o cualquier discurso noticioso político; pues el mentiroso y tendencioso siempre usa la mascarada.

Seguir estos cinco puntos es una forma fácil y rápida para evitar que nos engañen; sin embargo, se sabe que existe la mentira perfecta. Un escenario creado a la medida justa del titular o encabezado, a la hora y coyuntura adecuada para implantar decisiones colectivas, para manipular las masas; pero ese es otro tema… que al rato hablamos.








No hay comentarios:

Publicar un comentario