23/6/15

Manifiesto de los Ciclistas Salvadoreños

Manifiesto de los Ciclistas Salvadoreños

A la sociedad civil y política

1-                Somos ciclistas pero también somos ciudadanos y el hecho que usemos una bicicleta en vez de un auto no nos hace menos o más que un automovilista.  Por lo tanto, apelamos a nuestro derecho y deber de viabilidad, es decir, a gozar de seguridad en las calles y a cumplir las reglas de transito que con ello respecta.

2-                El ciclismo es un medio de transporte, un entretenimiento y un deporte; pero también es amigable con el medio ambiente, es una práctica ecológica; y contribuye a su vez a la medicina preventiva, tanto física como mental, por lo tanto el gasto público en salud es menor en la medida que fomentemos el uso de la bicicleta.

3-                La masificación del ciclismo es desarrollo porque en la medida que más personas se transportan en bicicleta el país consume menos petróleo, energético que no producimos.

4-                La proliferación del uso de las bicicletas es también fuente de empleo de muchos emprendedores que hacen a través del ciclismo ingresos significativos; talleres mecánicos y comerciantes de ropa deportiva y suministros, entre otras actividades.

5-                No nos oponemos a que el ciclismo sea un deporte competitivo, es más, debe de apoyarse y equiparse de mejor manera la federación de ciclismo a través del INDES.

Por lo tanto pedimos:

A-                Que se estimule el ciclismo en los centros educativos y laborales a través de leyes.

B-                Que se institucionalice el fomento del ciclismo más allá de una federación deportiva, con el fin de darle soporte y seguridad al movimiento ciudadano que representamos.

C-                Que se realicen obras de infraestructura como carriles de bicis y aparcamientos en lugares idóneos para facilitar la práctica.

D-               Que los sistemas de transporte como el SITRAMSS consideren el uso de la bicicleta como complementario e integral.




Ciclistas somos todas las personas y ciudadanos que creemos que al desarrollo hay que ponerle ruedas y pedales.




22/6/15

El fantasma del General Martínez

El fantasma del General Martínez

Maximiliano Hernández Martínez es sin duda uno de los personajes que genera  más polémica en la historia, a lo largo de los años la opinión pública lo mencionan con calificativos diversos, buenos y malos a la vez.

Una polémica es cuando dos o más puntos de vista se encuentran alrededor de un tema y genera, para este caso, un sin número de opiniones antagónicas entre sí.  Para unos fue un presidente y para otros un dictador, unos lo llaman “general” otros se refieren a él como un asesino; unos le dicen fascista otros un líder modernista y visionario, incluso, unos le llamaban “el brujo” otros lo conocen como una persona sabia y espiritual.  

Que les parece si hacemos una pausa y en vez de tomar un partido o corriente de opinión hablamos del fenómeno “Martínez” en la sociedad salvadoreña, para que la próxima vez que nos topemos en alguna conversación "polémica" con el fantasma del ex presidente, sepamos un poco más de este personaje.

Al parecer surge cada vez que el país cae en una espiral de violencia como la actual. Pero recuerdo cuando cursaba primaria durante la guerra en la década de los ochenta, le escuchaba a mi profesor de Idioma Nacional decir: ––Si el general estuviera vivo no hubiera guerra y todo fuese mejor–, haciendo referencia que se necesitaba mano de hierro para un mundo prospero.

De igual forma ahora ante la ola imparable de violencia social que vivimos producto del accionar de las pandillas, el nombre de “Martínez” suena de boca en boca en una voz popular de toda índole; guardianes, grupos paramilitares, anarquistas, perfiles de redes sociales, y por supuesto, troles del ciberespacio.

La realidad es que más allá de la historia que todos conocemos, el fantasma del ex mandatario andará por ahí acosándonos siempre que nuestro sistema e institucionalidad fallen o sean incapaces de llevar orden social.

En lo personal creo que “el general” es un mito de mal agüero que es evocado cuando las cosas van mal para el país, lo recuerdan quienes buscan el camino fácil hacia la solución de la violencia, pero como sabemos por las lecciones que nos da la historia no necesariamente la ruta más corta es la que nos llevará al desarrollo.