25/5/15

San Romero y Roma

San Romero y Roma

Bajo el poder romano en la antigüedad se crucificó a Jesucristo, y por cientos de años después Roma martirizó a miles de sus seguidores, y luego en las vueltas de la historia Roma adoptó esta religión y con los siglos fue la sede de la iglesia católica, madre del cristianismo; actualmente Roma es la ciudad eterna.

En la agenda del periodismo internacional El Salvador es conocido por la nota roja de los tabloides y noticiarios, violencia y pobreza es desgraciadamente nuestro referente para el ciudadano promedio a nivel mundial. Ahora óscar Arnulfo Romero nos pone en el mapa nuevamente y la comunidad internacional gira su atención por la beatificación y pronta canonización de un mártir de talla universal.

Un nuevo santo siempre es noticia a nivel global, más aun por las condiciones de su muerte. Romero más que Monseñor era un cura bueno, valiente, inteligente y con un gran poder de oratoria que amenazó, en su momento, el estatus quo de las clases dominantes, es decir, desafió un sistema basado en el terror y el deshumanismo; él les dijo que no tenían razón y que estaban equivocados. 


El desarrollo lo concebían sobre la exclusión de sus semejantes, (ejemplo: si el ciudadano era un originario americano “indio pata rajada” no tenía derecho a educación ni superación y el que creyera lo contrario era comunista y habían que matarlos a ambos); no es una clase de historia la que cuento, solo es una interpretación de los hechos como salvadoreño y como ciudadano del mundo en general.

Romero, como muchos sabemos, fue electo Monseñor por el Vaticano en los años 70 por gozar de la simpatía de la derecha salvadoreña; y luego a los pocos años se convirtió en su principal detractor, denunciando en sus homilías y en la radio católica los múltiples asesinatos que cometía el ejército, no solo con los insurgentes, sino, con la población civil en general.

La política de “dejar sin agua al pez” era el mero exterminio de poblaciones enteras en función de que la guerrilla perdiera su base de apoyo, (el mejor ejemplo de esto es la famosa masacre de El Mozote en el departamento de Morazán). Dicha política era ideada y diseñada, nada más y nada menos, por los altos mandos militares de Estados Unidos en el marco de la guerra fría a inicios de la década de los 80, es de todos conocido que el país del norte financió al ejército salvadoreño, así como otros conflictos muy cuestionados y discutidos por la opinión pública internacional.

Cuando Romero en su última homilía en la catedral capitalina llamó a los soldados del ejército a no acatar órdenes de sus superiores, basándose en el mandamiento de la tabla de Moisés que reza “no matarás”; al día siguiente, sin tardanza alguna fue asesinado mientras oficiaba misa en un altar en el momento justo que consagraba la ostia. Claro, estaba diciéndole a los ejecutores que ya no mataran, que no reprimieran; siendo una política directa de un ejército en tiempos de guerra. Ahí estriba entonces la polémica que 35 años después del magnicidio aun despierta la figura de Monseñor Romero, como repito desafió el status quo.

Homilía del 23 de marzo 1980

Dudo mucho que Estados Unidos no supiera en ese momento de los planes de los asesinos de Romero. La historia es la historia y Roma sigue siendo eterna.

Pero la conclusión principal es: Romero era un hombre bueno, un líder humilde y humano, gallardo e inteligente, adelantado de su época que visualizaba un mejor mundo para el futuro y que luchó para ello. Una persona que se decidió a jugar el papel que el destino o Dios le había encomendado, agotando todos sus recursos, incluso, su vida.

La enseñanza: Es que tenía razón, y que hasta ahora en el año 2015, el mismísimo Vaticano y la comunidad internacional lo reconocen pública e institucionalmente, otorgándole la próxima canonización.

Y los salvadoreños tenemos nuevamente la oportunidad de figurar en el concierto mundial, nada más que esta vez por algo bueno; uno de nuestros máximos líderes le deja una enseñanza al planeta y a la historia universal, como pocas personas lo hicieron: San Pablo, San Bartolomé, San Pedro, Juana de Arco; entre varios.

El estudio de San Romero de América debe ser básico para entender su esencia, que por lógica va más allá de mis palabras.





4/5/15

El laberinto de un libro novel

El laberinto de un libro novel

Dice un viejo resabio que toda persona debe hacer tres cosas en vida: dejar descendencia, sembrar un árbol y escribir un libro. Esto último me lo tomé en serio y decidí entonces escribir una novela, teniendo en cuenta que ya había realizado las dos anteriores.

Fue así que después de ejercer la fotografía, ser conductor de radio, diseñador gráfico, productor de documentales, y no menos la pasión de practicar montañismo; pero sobre todo, ver tantas realidades complejas en uno de los países más violentos de mundo decido escribir una novela. 

Trabajé mas de un año explicando en forma pragmática a través de una narrativa épica y lírica a la vez las problemáticas que vivimos como: la crisis climática, los re encuentros de personas que se separan en el contexto de la guerra, olas migratorias, secuestros, violencia generalizada, entre otros; dando una explicación en todo su conjunto a lo que titulé: “Ojo de Venado”.

Hasta ahí todo bien, lo que no me imaginé era que publicar un libro para un autor novel, es decir, un escritor primerizo es más difícil que escribirlo en sí. Pasé un año produciendo una novela, pero pasaron casi dos años más para poder publicarla. Hasta mayo de 2015, pude decir, aun con cierto escepticismo: - Estoy a punto de hacerlo, ya está por fin editada y con su respectivo ISBN (el registro legal del libro).

En las puertas de un laberinto

Si me permiten les voy a contar la odisea del proceso editorial que tuve que pasar, de lo cual si alguna persona quisiera publicar un libro por primera vez debería tomar en cuenta mi experiencia. Pasé desde situaciones donde te cierran la puestas frente a tus narices, y otras donde te generan falsas expectativas tal charlatanería que se consume como agua en arena, también hubieron engaños y hasta fui estafado por un supuesto editor mas o menos reconocido en el gremio editorial de San Salvador.

Hace un año y medio exactamente terminé “Ojo de Venado” y traté de buscar el apoyo de editoriales en forma gratuita, tocando puertas y sin mayores perspectivas me di cuenta en pocos meses que esa no era la vía, pues no soy hijo o pariente de algún literato conocido o político, tampoco gozo de renombre en ministerios u organizaciones de apoyo cultural. ¡No tengo conectes!



Una amigo periodista, y así como muchos colegas que conocen de literatura, me aconsejó que buscara una editorial y que pagara mejor por editarlo y comercializarlo a la vez, así no dependería del interés de alguna organización por el mensaje del libro. 

Eso podría ser mas adelante una ventaja, me aconsejaron porque el personaje principal y el argumento en sí, generan controversia, sería de esta forma una obra independiente y eso le gusta al público; es más, me recomendó este mismo amigo una serie de casas editoriales de las cuales me decidí trabajar con Editores “X”,  cuyo director es “Joaquín” (nombres que he sustituido porque no es mi interés hacer publica su fechoría). Me decidí trabajar con “Joaquín” y su casa editorial "X", pues es un viejo amigo desde la infancia.

Juntos jugábamos, él y otros vecinos del barrio; chibola, capirucho, trompo, escondelero y por supuesto futbolito en la cancha de basquetbol del parque de la Urbanización Universitaria, eran entonces los años maravillosos de nuestras vidas. Nos contábamos chistes y reíamos cuando nos figurábamos nuestros roles cuando fuésemos grandes.

Le conté a “Joaquín” que estaba decidido a publicar mi novela Ojo de Venado; por supuesto, me hizo su oferta con el entendido que muy amigos podíamos ser pero siempre me iba a cobrar; y llegamos a un arreglo de sus servicios por mil dólares, 50 por ciento de anticipo y el resto cuando el libro estuviera completo. 

Lo malo era que por haber estado un año escribiendo no había trabajado y mi liquidez era precaria, entonces decidí jugármelas el todo por el todo y vendí mi carro, para poderle pagar a “Joaquín” e iniciar el proceso de publicación ya que su casa editorial es "reconocida y seria".

Al día siguiente de hacer la transacción de mi vehículo le di tronando y lloviendo a mi amigo de "confianza" 500 dólares para que tomara cartas en el asunto y editara mi libro. Recuerdo que me dijo que en una semana iba a tener los primeros resultados. Pasó un mes y mi estimado amigo era difícil de localizar, me logré reunir con él y me explicó que aun no lo tenía listo y que le diera un poco más de tiempo, pasaron así 5 meses más.

“Joaquín” desapareció, se lo tragó la tierra y a los ocho meses después, no tenía dinero ni libro ni carro y mucho menos el respeto y consideración de un supuesto amigo de infancia y profesional de las letras. Asumí entonces con mucha tristeza que había sido timado, ya que “Joaquín” brilló por su ausencia y la vergüenza que al parecer nunca tuvo.

Como estaba decidido a publicar y no frustrarme por el mal espíritu de terceros, hice lo mas práctico y traté con otro editor, segmenté los pagos por partes terminadas y así logramos trabajar una mitad aproximada del libro; luego el nuevo editor perdió el ritmo de trabajo, y después de unas semanas también era difícil de localizar, así pasó otro valioso tiempo más, pero ya prevenido de la primera experiencia no adelanté dinero, cancelé entonces el trabajo realizado y continué en ese peregrinaje, sin experiencia y sin casa editora.


Un amigo músico de quien menos esperaba apoyo fue que retomó el trabajo, al verme quebrado sin presupuesto y de forma ad-honoren terminamos de hacer las correcciones editoriales.

En cuanto a mi amigo “Joaquín” quiero que sepa (ya que no contestó correos ni llamadas) que siempre le tengo el mismo cariño de infancia, no podría enturbiar esos maravillosos recuerdos por su actual conducta, sería dañino para mi salud mental pensar otra cosa, tal vez si hubiera leído o editado mi novela “Ojo de Venado” lo entendiera, ya que en el argumento hablo de la necesidad de asumir nuestra realidad tal como es, buena y mala a la vez, pues debemos de ver hacia adelante dejando el odio y la venganza como el lastre que nos impide caminar hacia el desarrollo, como personas individuales y como pueblo en general.


PD: “Joaquín”, cuando se dio cuenta que iba a publicar este artículo con su nombre y apellido, rápidamente juntó los quinientos dólares y me los hizo llegar en menos de una semana. Me dio mucha tristeza ver que “Joaquín” luego de seis meses desaparecido; de pronto, de un día para otro era una persona responsable y muy respetuosa de sus compromisos, lo único que bajo presión y no por ser un profesional o una persona de palabra. 

Aun me reservo el derecho de una demanda por los daños colaterales que me ocasionó y por lo que dejé de ganar si hubiese sido responsable; pero para serles sincero, estoy mas interesado en la publicación de mi novela, la cual finalmente encontré una casa editorial elsalvadorebooks.com  dependencia de Editorial Cinco, quienes terminaron de editar la obra para colocarla en sus plataforma de ventas en línea.


 Al fin parece ser el último trecho de un largo laberinto que tiene que recorrer alguien que decida publicar un libro por primera vez, por eso les comparto lo que dijo un viejo amigo montañista: "la mejor satisfacción es la cumbre que más cuesta alcanzar".